7 junio 2021
Inicio > Número 1 > Eduardo Chillida, creador de un lenguaje

Eduardo Chillida, creador de un lenguaje

Cuando me ofrecieron la oportunidad de ilustrar este número de La Linterna del Traductor pensé inmediatamente en Chillida. Soy traductor y utilizo el lenguaje para ampliar la comunicación, conseguir que lo que un autor dijo a un público concreto, pueda llegar a otro público más amplio. En eso no soy más que un aprendiz de los grandes artistas, que son capaces de crear su propio lenguaje para comunicarse con todo el mundo.

Eduardo Chillida fue uno de ellos, fue capaz de manipular el hierro y la piedra para expresar ideas y sentimientos que iban mucho más allá de las palabras y el idioma. También utilizó el papel como vehículo de expresión, supo plasmar sobre su ligereza la solidez del hierro y de la piedra, junto con su rotundidad de formas, para seguir hablando su propio lenguaje. Un lenguaje en el que las palabras son secundarias, son meras comparsas casi innecesarias.

Las ilustraciones que he hecho para este número pretenden ser a la vez un homenaje y una muestra de admiración por uno de los grandes comunicadores de mi tiempo.

+ artículos

Llorenç Serrahima es licenciado en Veterinaria (Zaragoza, 1980) y MBA (ESADE, 1995). Traductor autónomo desde 1997, del alemán, del inglés y del francés al español y al catalán, especializado en temas de medicina y salud en general. Ahora, con dos hijos ya mayores que vuelan solos, dedica su tiempo libre al montañismo, al teatro y a la poesía. Esta última le ha llevado incluso a hacer alguna incursión en la traducción literaria por el puro placer de verter al castellano y al catalán algunas poesías de las alemanas Hilde Domin y Mascha Kaléko.

Llorenç Serrahima
Llorenç Serrahima es licenciado en Veterinaria (Zaragoza, 1980) y MBA (ESADE, 1995). Traductor autónomo desde 1997, del alemán, del inglés y del francés al español y al catalán, especializado en temas de medicina y salud en general. Ahora, con dos hijos ya mayores que vuelan solos, dedica su tiempo libre al montañismo, al teatro y a la poesía. Esta última le ha llevado incluso a hacer alguna incursión en la traducción literaria por el puro placer de verter al castellano y al catalán algunas poesías de las alemanas Hilde Domin y Mascha Kaléko.

Redes Sociales

956me gustaMe gusta
9,945seguidoresSeguir

Último número

- Advertisement -spot_img

Articulos relacionados