La Linterna del Traductor
NÚMERO 10

EDITORIAL

LA VOZ DE ASETRAD

INTERPRETACIÓN

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

Todoist como herramienta para el seguimiento de las entregas pendientes

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA Y TÉCNICA

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA UNIVERSITARIA

La universidad en primera persona

PANORAMA

Otras asociaciones

El dedo en el ojo

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

COLOFÓN

Escritores traductores

Vena literaria

No solo de pan vive el traductor

Las ilustraciones de este número

Contexto

CONTRAPORTADA

Tecnología aplicada a la traducción: Pildoritas tecnológicas

Todoist como herramienta para el seguimiento de las entregas pendientes

No son pocos los traductores que utilizan únicamente un simple calendario para llevar un control de sus proyectos en curso, así como de las fechas de entrega de estos. Este enfoque tiene cierto sentido, ya que por lo general los proyectos que maneja un traductor autónomo son en realidad tareas únicas («entregar la traducción X el día Y a las Z horas») en las que la fecha de entrega suele ser el elemento más importante, si bien tiene diversas carencias que hacen que probablemente no sea la opción más recomendable. Parece preferible organizar las entregas pendientes como lo que son (tareas pendientes, no citas), ya que esto nos ofrece una flexibilidad mucho mayor a la hora de establecer prioridades, filtrar, cambiar fechas, ocultar tareas una vez finalizadas o incluso dividirlas en microtareas en el caso de los proyectos de mayor volumen.

Si hay una categoría en la que abundan las aplicaciones disponibles para cualquier sistema, esa es precisamente la de la gestión de tareas. Existen opciones que van desde lo más minimalista (como Do It Tomorrow, basado en el uso de dos listas), pasando por otras bastante básicas (como Remember The Milk o Wunderlist) hasta llegar a opciones mucho más complejas como Omnifocus. Una buena opción para el traductor es Todoist, que ofrece diversas ventajas:

  • Multiplataforma. Existen versiones para Windows, Mac, navegadores como Firefox, Gmail, Android, iOS... e incluso se puede integrar en clientes de correo como Outlook o Thunderbird. No solo podremos utilizar este servicio a través de diversos dispositivos, sino que nuestros datos estarán sincronizados en todo momento.
  • Sencillez. La introducción de tareas se basa en el lenguaje natural, por lo que para registrar una entrega pendiente bastará con escribir una frase como «Traducción ACME 600 palabras mañana a las 17.00», lo que nos registrará la tarea «Traducción ACME 600 palabras» con fecha de vencimiento al día siguiente a las cinco de la tarde. Esto funciona incluso con tareas recurrentes, que podremos establecer con enunciados como «Cada lunes a las 9.00», «Cada 30 de junio», etc. En la Ayuda de Todoist puedes encontrar diversos enunciados que te ayudarán a introducir tareas y fechas de vencimiento en un abrir y cerrar de ojos.
Calendario de tareas

Captura 1: Vista de todas las tareas pendientes para los próximos siete días

  • Flexibilidad. Podemos usarlo como un gestor de tareas de lo más básico o bien ir un poco más allá y crear proyectos con subproyectos, tareas con subtareas, etiquetas, etc. Además, el programa ofrece diversas vistas para ver las tareas pendientes en un espacio de tiempo, filtrar por tareas de un tipo (solo «Trabajo», solo «Personal»...) o para ver únicamente las tareas asociadas a un proyecto más complejo.
Gestión de tareas

Captura 2: Vista de un proyecto específico, con subproyectos, tareas y subtareas

Todoist ofrece un servicio gratuito para sus funciones más básicas, pero si queremos utilizar las funciones adicionales (búsqueda de tareas, etiquetado por colores, filtros, añadir recordatorios, notas o adjuntar archivos), tendremos que contratar el servicio de suscripción anual por un precio de 29 dólares.

Todoist

Captura 3: Vista filtrada donde solo aparecen las tareas y subtareas de la categoría «Trabajo (encargos)»

Volver arriba

Compartir
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.