27 mayo 2022
Inicio > Número 12 > Cuando tomo un poema

Cuando tomo un poema

Cuando tomo un poema,
lo miro a trasluz,
lo leo
y dejo que me invada,
si quiere.

Espero que me pida
que me sumerja en él,
lo explore
y me moje,
si me dejo.

O salgo volando en pos de un sueño
largo,
estrecho,
hacia lo alto,
si me lleva con él.

Si no me invade,
si no me moja,
si no sueño,
no es un poema para mí
y lo dejo
a la espera de alguien
que lo entienda
que lo sueñe
que lo goce.
Y vuelva para compartirlo conmigo.

Llorenç, noviembre del 2014

+ artículos

Es licenciado en Veterinaria (Zaragoza, 1980) y MBA (ESADE, 1995). Traductor autónomo desde 1997, del alemán, del inglés y del francés al español y al catalán, especializado en temas de medicina y salud en general. Ahora, con dos hijos ya mayores que vuelan solos, dedica su tiempo libre al montañismo, al teatro y a la poesía. Esta última le ha llevado incluso a hacer alguna incursión en la traducción literaria por el puro placer de verter al castellano y al catalán algunas poesías de las alemanas Hilde Domin y Mascha Kaléko.

Llorenç Serrahima
Es licenciado en Veterinaria (Zaragoza, 1980) y MBA (ESADE, 1995). Traductor autónomo desde 1997, del alemán, del inglés y del francés al español y al catalán, especializado en temas de medicina y salud en general. Ahora, con dos hijos ya mayores que vuelan solos, dedica su tiempo libre al montañismo, al teatro y a la poesía. Esta última le ha llevado incluso a hacer alguna incursión en la traducción literaria por el puro placer de verter al castellano y al catalán algunas poesías de las alemanas Hilde Domin y Mascha Kaléko.

Redes Sociales

956me gustaMe gusta
10,408seguidoresSeguir

Último número

- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados