La Linterna del Traductor

EDITORIAL

LA VOZ DE ASETRAD

Propuestas de inversión de los socios de Asetrad

CORRECCIÓN

INTERPRETACIÓN

¿Oído, cocina?

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA Y TÉCNICA

TRADUCCIÓN EDITORIAL

Traducir...

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

TRIBUNA UNIVERSITARIA

La universidad en primera persona

PANORAMA

Otras asociaciones

El dedo en el ojo

VENA LITERARIA

COLOFÓN

También de pan vive el traductor

Las ilustraciones de este número

CONTEXTO

CONTRAPORTADA

La voz de Asetrad

Propuestas de inversión de los socios de Asetrad

La autora nos presenta una iniciativa de Asetrad que nació en la asamblea de Santiago de Compostela y que consiste en dedicar una parte de los fondos disponibles de la asociación a ayudar a los socios profesionales a llevar a la práctica ideas para las que se necesita una pequeña inversión. El requisito: que se trate de propuestas pensadas para favorecer a la asociación, a nuestras profesiones y a nuestros colectivos. A continuación, una breve descripción de cómo nació la propuesta y qué tenemos que hacer si deseamos presentar un proyecto.

Esther Trigo
Esther Trigo es licenciada en Traducción e Interpretación (Universidad de Granada, 1993). Especializada en traducción de software y trabajos relacionados, principalmente en el sector de las finanzas. Apasionada de la educación, investigadora a tiempo parcial de la cosa informática y curiosa de lo que se tercie por el camino.

Las asambleas de Asetrad nos permiten pasar un tiempo con amigos, estrechar lazos con nuestros compañeros de profesión y conocer a los nuevos socios, ya se trate de recién llegados a la profesión o de profesionales expertos que se animan a dar el paso de asociarse y colaborar con sus colegas. Después de cada asamblea que se celebra, los comentarios de los socios siempre son muy positivos y no dejan de mencionar lo enriquecedora que resulta esta reunión que, entre otras cosas, ayuda a sentirse parte de una comunidad y a contrarrestar la sensación de soledad que a veces puede provocar nuestro trabajo.

Además de permitirnos compartir nuestro tiempo con compañeros, las asambleas también nos aportan conocimientos de lo más variado. Las jornadas de formación que se celebran con motivo de la asamblea general de socios son otra razón más para animarnos a acudir a estos encuentros anuales.

Sin embargo, el motivo fundamental para acudir a Toledo, a Tudela, a Santiago de Compostela o a Córdoba, por mencionar solo los últimos lugares donde nos hemos visto, es la propia asamblea, la reunión de socios donde repasamos lo que hemos hecho y donde debatimos sobre el devenir de nuestra asociación y de nuestras profesiones. Es, sobre todo en estos debates, donde deben surgir las ideas que marcarán el camino de la asociación y que pueden hacer de ella un referente para todos los profesionales del sector.

En las presentaciones y los debates que tienen lugar con motivo de la asamblea pueden nacer iniciativas muy interesantes de las que bien la junta bien una comisión o un grupo de trabajo se hacen cargo para ponerlas en marcha y que, de un modo u otro, directa o indirectamente, favorecen a la asociación, a los socios y a nuestras profesiones.

En Tudela, por ejemplo, surgió la comisión que se ha estado ocupando de crear el banco de tiempo de Asetrad. Esperamos que esta idea tenga un gran éxito y sirva de muestra de lo que se puede conseguir trabajando desde y para la asociación.

Santiago de Compostela, a su vez, fue también el germen de una nueva iniciativa que, en este caso, busca dedicar una parte de los fondos disponibles de la asociación a ayudar a los socios a llevar a la práctica ideas para las que se necesita una pequeña inversión.

No sirve cualquier idea, claro. Deben ser propuestas pensadas para favorecer a la asociación, a nuestras profesiones, a nuestros colectivos. Deben, en concreto, adaptarse a los fines establecidos en nuestros estatutos y deben responsabilizarse de ellas socios profesionales de Asetrad.

Para gestionar esta iniciativa, la junta directiva de Asetrad ha elaborado un protocolo donde se explican los aspectos prácticos y dos plantillas: una más sencilla para presentar en el primer proceso de selección a cargo de un comité formado a tal efecto y otra algo más completa para ayudar a tomar la decisión final, decisión que estará en manos de la asamblea de socios.

Así pues, si eres socio profesional de Asetrad, quieres poner en práctica una idea que podría ayudar a nuestro colectivo y necesitas financiación, puedes participar en un proyecto de socios y enviarnos la plantilla cuando se convoque el proceso de selección. También puedes buscar a colegas, amigos o colaboradores interesados en el proyecto y animarles a que participen contigo. No olvides comentar tu propuesta en la lista de Asetrad para darla a conocer, conseguir apoyo y generar un intercambio de ideas.

Si tienes una idea pero no se ajusta a los fines actuales de la asociación, puedes comentársela a la junta directiva; quizá nos haga ver la necesidad de ampliarlos o renovarlos y, así, seguir avanzando y mejorando.

Si no puedes poner en marcha la idea porque no eres socio profesional, puedes aprovechar esta oportunidad para sumarte a esta asociación y colaborar en la tarea de mejorar las condiciones de los colectivos que representamos. También puedes buscar quien sí se haga cargo de ella y la presente: somos más de mil socios y seguramente encontrarás a alguien a quien le guste.

Todas las propuestas que se aporten serán más que bienvenidas ya que una de las tareas de las juntas directivas de Asetrad, tanto de la actual como de las anteriores y de las que vendrán, consiste en impulsar la participación de los socios, hacer de elemento aglutinador y de promotor de cualquier experiencia que sirva para fomentar la unión, la colaboración, el trabajo en común para la consecución de fines positivos para nuestras profesiones.

Nos gustaría, por tanto, que esta iniciativa que proponemos ahora sirviese a estos fines; no es solo responsabilidad de las personas que forman parte de la junta directiva de Asetrad conseguir que la asociación siga viva, sino de todas y cada una de las personas que formamos parte de la asociación. Cuando decimos, una y otra vez, que la asociación somos todos, no lo decimos por decir. Lo decimos porque es labor de todos que la asociación exista, porque sin la participación de los socios Asetrad no tiene sentido.

Asetrad nos ofrece ahora una oportunidad para colaborar activamente en un proyecto especial, ¡aprovechémosla! Ojalá en la próxima asamblea podamos votar nuevos caminos de participación para los socios y nuevas ideas para hacer de Asetrad una asociación mejor.

Volver arriba

Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.