La Linterna del Traductor

EDITORIAL

LA VOZ DE ASETRAD

INTERPRETACIÓN

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA

TRADUCCIÓN EDITORIAL

Mucho más que una traductora de serie negra: entrevista a Maia Figueroa

Escritores traductores

Reseñas

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

PANORAMA

Otras asociaciones

ACE Traductores

VENA LITERARIA

COLOFÓN

Las ilustraciones de este número

CONTEXTO

CONTRAPORTADA

Panorama: Otras asociaciones

ACE Traductores

ACE Traductores

En 1983, ACE Traductores se constituye, bajo la dirección de Esther Benítez, como Sección Autónoma de Traductores de Libros de la Asociación Colegial de Escritores de España, a la que sigue perteneciendo. Nace con la misión de defender los derechos morales y patrimoniales de los traductores de libros, y a esos fines viene sirviendo desde entonces.

Carlos Fortea
Carlos Fortea (Madrid, 1963) es doctor en Filología Alemana por la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido profesor titular de la Universidad de Salamanca, y decano durante ocho años de su Facultad de Traducción y Documentación. Actualmente, es profesor del grado en Traducción e Interpretación de la Universidad Complutense, que también coordina. Se dedica a la traducción literaria desde 1986. Ha publicado más de 120 traducciones, entre las que destacan clásicos como Heinrich Heine, E.T.A. Hoffmann o Alfred Döblin, clásicos modernos como Günter Grass o textos recientes como la biografía de Kafka escrita por Reiner Stach. Ha escrito las novelas juveniles Impresión bajo sospecha (Anaya, 2009), El diablo en Madrid (Anaya, 2012) y El comendador de las sombras (Edebé, 2013) y una novela para público adulto, Los jugadores (Nocturna, 2015). Desde 2013 preside ACE Traductores, la Sección Autónoma de Traductores de Libros de la Asociación Colegial de Escritores.

Quizá esto sea lo primero que hay que resaltar: no somos una asociación cultural, ni un club, ni un grupo de amigos, sino una instancia de reivindicación de derechos. Como tal, hemos pretendido y conseguido ser, en primer lugar, un foco de información, que según los informes elaborados a lo largo del tiempo ha resultado ser uno de los principales elementos de lucha contra el abuso, la estafa e incluso la crisis económica.

No somos una asociación cultural, ni un club, ni un grupo de amigos, sino una instancia de reivindicación de derechos.

Somos un punto de asesoramiento: tanto la asesoría jurídica propia que mantenemos desde hace muchos años como la lista de distribución, en la que los colegas se benefician de la experiencia de los colegas, han contribuido y contribuyen a que los asociados aumenten su conocimiento del marco legal en que se desarrolla nuestra actividad y del entorno de nuestro mercado y sus peculiaridades.

Somos un espacio de formación: a través de los talleres que periódicamente organizamos, o de aquellos otros en los que colaboramos, a través del contacto y el asesoramiento a las universidades, a través de nuestras publicaciones.

Somos un lugar de encuentro: un lugar de encuentro entre colegas, que se plasma en reuniones formales e informales (se ha vuelto ya mítico el «traductores en la playa» de nuestros colegas de Barcelona cuando llega el verano), en los encuentros que organizamos a escala nacional (las jornadas de Tarazona durante muchos años; El Ojo de Polisemo, con los estudiantes y profesores de las Universidades; Encuentro profesional de la traducción editorial en Salobreña; Traductores Verdes Fritos, para los traductores jóvenes, y otros dentro de poco) y en aquellos foros a los que acudimos y en los que nos conocen. Creemos que el contacto entre los colegas es parte esencial de la profesión.

Somos un foco de difusión: a través de nuestro sitio web, de nuestras redes sociales, de las conferencias, mesas redondas y otras actividades en las que participamos, tratando siempre de aumentar en la ciudadanía la conciencia de que, sin los traductores, su vida sería más plana y descolorida.

Somos interlocutores reconocidos del colectivo de traductores editoriales.

Somos interlocutores reconocidos del colectivo de traductores editoriales: mantenemos un diálogo frecuente y activo con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y su Dirección General de Industrias Culturales y del Libro, con la Federación de Gremios de Editores de España, con el Centro Español de Derechos Reprográficos, de cuya junta directiva formamos parte, y ostentamos, como sección autónoma, una de las vicepresidencias de la asociación que nos ampara, la Asociación Colegial de Escritores. Desde todos esos foros luchamos por mejorar nuestras condiciones, planteamos iniciativas concretas, hacemos propuestas legislativas.

Hemos conseguido que, con los años, Vasos Comunicantes sea la principal revista de referencia para quienes ejercen la traducción literaria, la única revista de los profesionales y para los profesionales, como también hemos conseguido que el Premio de Traducción Esther Benítez sea un referente de calidad: el premio con el jurado más grande de España, puesto que todos los miembros de la asociación proponen y votan a los candidatos.

Llevamos luchando ya casi 35 años y hemos logrado notables mejoras en nuestras condiciones de trabajo que no es malo recapitular: cuando la asociación nació, la mayoría de las traducciones se hacían sin contrato, el cien por cien de ellas carecían de derechos de autor reconocidos, pocos libros llevaban en un lugar visible el nombre de los traductores. Todos esos han sido logros de un colectivo unido en un foro común.

El pasado 24 de octubre de 2016, Carlos Fortea, presidente de ACE Traductores, recogió en Malta, en el marco del MED Forum 2016 que organiza la Fundación Anna Lindh y que reunió a más de 600 personas, el II Premio Internacional Gerardo de Cremona para la Promoción de la Traducción en el Mediterráneo, concedido a la asociación. Dicho premio, impulsado por la Universidad de Castilla-La Mancha a través de la Escuela de Traductores de Toledo, se falló el 30 de septiembre, coincidiendo con el Día Internacional de la Traducción, y recayó sobre los traductores Francesca Maria Corrao y Kadhim Jihad y sobre el National Center for Translation de Egipto y ACE Traductores.

Premio Gerardo de CremonaEl premio, que reconoce la labor de nuestra asociación en el campo de la traducción, es sin duda un premio a todos los socios que han contribuido a su existencia durante más de treinta años.

¿Qué queda por hacer? Todo. El cumplimiento de la Ley de Propiedad Intelectual por la que tanto lucharon nuestros predecesores es parcial y queda prácticamente en manos de la buena voluntad de nuestros contratantes. Las tarifas han bajado, no solo con la crisis económica, sino mucho antes; el control de tirada, sin el que los derechos de autor no son más que una quimera voluntariosa, sigue siendo una asignatura pendiente. Tenemos carencias. Debilidades. Pero si no existiéramos, habría que inventarnos.

El cumplimiento de la Ley de Propiedad Intelectual por la que tanto lucharon nuestros predecesores es parcial y queda prácticamente en manos de la buena voluntad de nuestros contratantes.

Por fortuna lo hicieron los grandes nombres que nos precedieron en el tiempo y los que aún nos preceden en experiencia y magisterio. No vamos a mencionar aquí a ninguno para no dejar de mencionar a otros, pero tanto los vivos como los muertos están muy cerca de nuestro corazón.

Seguiremos luchando, también contra peligros nuevos y ominosos, como las tentaciones a las que los jóvenes colegas se ven sometidos cuando se les proponen sueldos fijos o tarifas más altas a cambio de renunciar a derechos, o la publicación a cambio de renunciar a todo. No hay aquí espacio para una larga argumentación, pero desearíamos que todos los colegas se digan a sí mismos, antes de aceptar panaceas ficticias, que nadie te pide que renuncies a algo en beneficio tuyo. Todo aquello que pierdes va a manos de alguien… o a sus bolsillos.

Seguiremos luchando, codo a codo, con nuestros colegas de la Red Vértice, con nuestros colegas de las asociaciones latinoamericanas, de las asociaciones europeas, del CEATL, de la Federación Internacional de Traductores y con nuestros futuros colegas que salen de las universidades, contra los abusos de todo tipo.

La causa lo merece.

Volver arriba

Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.