Anterior | Siguiente

Se nos depositan los copos
en los huecos de las costillas
como si la nieve pudiese rellenar
el vacío de los dedos antes de derretirse.