Anterior | Siguiente

Nos asalta el poema
delante del ordenador
traduciendo escaleras
que nos llevan a los nombres propios.