Anterior | Siguiente

Demasiado a menudo, llegamos tarde
a la procesión de los andamios,
al algoritmo de los huesos…
Pero siempre a tiempo de ser nosotros mismos.