Anterior | Siguiente

El poema se arrebuja
en las costuras del tejido
y la piel se estira
con la caricia de la lengua.