4 diciembre 2021
Inicio > Número 22 > Marketing digital para autónomos: no te quedes atrás

Marketing digital para autónomos: no te quedes atrás

Venta y marketing son dos conceptos que parecen ajenos al mundo de la traducción, la corrección o la interpretación. Sin embargo, como profesionales que desempeñan alguna de esas profesiones, debemos aprender a vender nuestros servicios sin miedo y con confianza, al tiempo que pulverizamos las barreras espaciales y convertimos el mundo en nuestro mercado. Nuestras páginas web, blogs y redes sociales son el lugar perfecto para empezar a darnos difusión. Estos canales avanzan a pasos agigantados, por lo que tenemos que estar al día para sacarles el máximo beneficio y convertirlos en herramientas que nos permitan ganar visibilidad y autoridad como profesionales.

Para la mayoría de los que nos dedicamos a traducir, corregir o interpretar, la digitalización nunca ha sido una gran barrera. Al fin y al cabo, estamos acostumbrados a reciclarnos constantemente y a utilizar programas que se van adaptando a los nuevos tiempos, ya sean herramientas de traducción asistida u otros softwares más específicos como aquellos que se utilizan para subtitular, gestionar el tiempo o hacer facturas.

Ahora, tener tu propia página web y tus redes sociales profesionales puede ser una grandísima ventaja para prosperar como autónomo.

El avance de la tecnología, especialmente el de la inteligencia artificial, ha hecho que surjan nuevas profesiones, como la de poseditor, y que el manejo de la tecnología sea algo casi indispensable para el desarrollo de nuestra profesión. En este sentido, las redes sociales y las páginas webs han jugado un papel fundamental.

Sin embargo, con el paso del tiempo, el marketing digital ha ido creciendo y profesionalizándose a pasos agigantados. Ahora, tener tu propia página web y tus redes sociales profesionales puede ser una grandísima ventaja para prosperar como autónomo.

Ventajas del marketing digital para profesionales autónomos

En primer lugar, tener una página web o red social nos aporta visibilidad. No importa si tenemos muchos o pocos seguidores, pero sí tendremos más posibilidades de que nos encuentren a través de un artículo de nuestra web, de una publicación en redes sociales o de un hashtag. Y esto puede traducirse en nuevos clientes y proyectos.

Otra de las ventajas es la «autoridad». Mostrar todo lo que sabemos contribuye a que los demás nos vean de forma más profesional. Tendrán la sensación de que somos alguien en quien se puede confiar y que sabe de qué habla.

Asimismo, ayuda a que nuestros posibles clientes (ya sean agencias, particulares u otro tipo de empresas) conecten con nuestro lado humano. Cuando alguien nos contrata, no solo busca un buen profesional, sino una persona que le va a hacer la labor fácil y agradable y que encaja con su personalidad.

Y sí, también nos ayudan a estar en contacto con otros profesionales y seguir aprendiendo cada día más y más.

Por una parte, el alcance del marketing digital es prácticamente inabarcable. Ahora nos pueden leer personas de cualquier parte del mundo y a cualquier hora. En otras palabras, estas nuevas formas de comunicarnos han pulverizado la noción de espacio y tiempo a la hora de establecer relaciones personales y laborales.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Trabajar la web y las redes sociales requiere mucho tiempo y energía. También puede ser frustrante ver lo despacio que crecemos o lo difícil que es llegar al público porque, desgraciadamente, la competencia es cada vez mayor.

A continuación, me voy a centrar en cómo podemos exprimir al máximo nuestras páginas webs (o blogs) y redes sociales, con el fin de que nos ayuden a mostrarnos al mundo como traductores profesionales.

1. Cómo hacer una buena web de traducción

1.1. Dirígete a tu público

El primer paso es saber para quién escribimos. No es lo mismo dirigirnos a una agencia de traducción audiovisual que a una de traducción jurídica, ya que esta última probablemente se comunique de forma más seria. Debemos adaptar nuestro tono y vocabulario al sector al que nos dirijamos.

Decir simplemente que somos traductores y nuestra combinación de idiomas no aporta ninguna información relevante a nuestro lector.

Decir simplemente que somos traductores y nuestra combinación de idiomas no aporta ninguna información relevante a nuestro lector. Debemos hacerle entender que comprendemos su problema, que sabemos cómo solucionarlo y mostrarle nuestra forma de trabajar.

Por ejemplo, una agencia de traducción audiovisual puede tener miedo de que un traductor haga una traducción fuera de plazo o no utilice cierto programa (problema), pero nosotros siempre somos puntuales y utilizamos el software adecuado (solución) y, además, tenemos una metodología concreta (nuestra forma de trabajar). Todo esto debe estar especificado en nuestra web.

Tampoco debemos olvidarnos de poner botones de llamada a la acción (conocido en inglés como call to action o CTA) en los que invitemos al visitante a contactar con nosotros, solicitar más información o el objetivo que tengamos pensado para nuestra web.

1.2. Cuida tu «Sobre mí»

Una de las secciones de la web que más nos ayuda a conectar con nuestros visitantes es lo que conocemos como «Sobre mí», «Acerca de» o «Conóceme» (en función de la página).

Mientras que muchos traductores combinan a la perfección la faceta personal con la profesional en Twitter, no todos lo trasladan del mismo modo a esta sección tan importante de su página web.

Esta parte de la web debe incluir la siguiente información:

  • Quiénes somos para el cliente, es decir, cómo le podemos ayudar a que su vida sea más fácil.
  • Por qué deben confiar en nosotros (aquí podemos incluir empresas para las que hemos trabajado o proyectos realizados que encajen con el perfil de nuestro público).
  • Nuestro lado más personal, incluyendo aficiones y alguna historia de nuestra vida con la que el lector nos pueda sentir más cercanos y empatizar.
  • Una llamada a la acción para que nos contrate o contacte con nosotros. Si después de leer todo lo que le hemos contado no le pedimos esto, se irá y nuestro esfuerzo será en vano.

1.3. Diferénciate

Es importante que no seamos uno más entre la multitud, sino que destaquemos y que nuestra página web ofrezca algo diferente.

Igual que debemos investigar para saber cuáles son los problemas de las agencias o empresas que nos pueden contactar, también debemos investigar a otros traductores. Es importante que no seamos uno más entre la multitud, sino que destaquemos y que nuestra página web ofrezca algo diferente.

Además, es importante ser honestos y que lo que nos diferencie sea algo que nos caracterice de verdad. Para ello, una buena idea es preguntarle a nuestra familia y amigos.

1.4. Testimonios

Igual que cuando compramos un producto en Amazon las opiniones de los demás son clave para tomar la decisión de compra, ocurre lo mismo cuando alguien visita nuestra página web.

Es importante incluir testimonios de empresas o particulares que han contratado nuestros servicios de traducción y han quedado satisfechos.

No obstante, un buen testimonio debe tener estas características:

  • Evidentemente, debe ser real.
  • Debe contener el nombre, el puesto y la foto de la persona que deja el testimonio.
  • Debe mostrar algún beneficio de qué implica colaborar con nosotros.

1.5. Otras consideraciones acerca de la web o blog

La mejor herramienta para crear nuestra página web es wordpress.org (antes que wordpress.com u otras herramientas como wix.com). Lo más sencillo y barato es coger un tema gratuito de WordPress y después instalar el plugin Elementor para maquetarlo de forma bonita (no obstante, siempre cabe la posibilidad de contratar a un diseñador web).

Aunque el contenido es más importante que el diseño (y más aún para profesionales de la palabra como nosotros), no debemos descuidar el apartado visual, ya que puede dar sensación de dejadez.

Si nuestro sector es la industria inglesa del videojuego, pero vemos que solo nos visita gente de Francia, es que algo estamos haciendo mal.

También es importante sincronizar nuestra web con Google Analytics y así ver nuestros resultados. Si, por ejemplo, nuestro sector es la industria inglesa del videojuego, pero vemos que solo nos visita gente de Francia, es que algo estamos haciendo mal.

Google Analytics también nos ayuda a saber cuáles son nuestros artículos con más visitas y los que más gustan, por lo que podremos crear más contenido en función de los gustos de nuestra audiencia.

Este tema es tan extenso que se podría hacer todo un libro hablando de él, pero esas son las ideas clave en torno a las características que debe tener una buena web.

2. Qué deben tener las redes sociales de un traductor

Cuando las redes sociales llegaron, hubo muchos escépticos. Pero ahora tenemos un amplio abanico y es cuestión de elegir aquellas que más a gusto nos hagan sentir o que mejor se adapten a nuestra estrategia.

2.1. Instagram y Facebook

Facebook fue la primera gran red social y, aunque ofrece muchas posibilidades (vídeos, posts largos similares a artículos, fotografías, etc.), parece que el público ha ido migrando a otras plataformas y la tasa de interacción se ha reducido considerablemente.

Ordenador portátil que muestra una página de Facebook
Austin Distel (@austindistel) en unsplash (libre dominio).

No obstante, si optamos por esta plataforma, es preferible abrirse una página de Facebook antes que utilizar una cuenta personal, ya que nos da más visibilidad, estadísticas y la posibilidad de hacer publicidad.

Meto en el mismo saco a Instagram y Facebook porque ambas pertenecen a la misma empresa. Instagram es una herramienta muy versátil que se adapta a la forma que prefiramos de comunicar. Si estamos a gusto hablando delante de la cámara, podemos hacer directos y vídeos. En cambio, si no nos gusta exponernos, podemos hacer creatividades con la herramienta gratuita Canva y subirlas acompañadas de una reflexión.

Lo importante aquí es utilizar hashtags relacionados con nuestro sector (#traductor, #translatorslife, #spanishtranslator, etc.) e interactuar mucho con los clientes que nos interesen.

Lo importante aquí es utilizar hashtags relacionados con nuestro sector (#traductor, #translatorslife, #spanishtranslator, etc.) e interactuar mucho con los clientes que nos interesen.

También es necesario configurar nuestra cuenta como una cuenta de empresa para ver las estadísticas de la aplicación. Además, la podemos sincronizar con nuestra página de Facebook para hacer publicidad mediante el administrador de anuncios de esta aplicación y así llegar a más gente rápidamente. Es preferible utilizar este método y no el botón «Promocionar» de Instagram, que no funciona igual de bien.

Eso sí, últimamente el algoritmo de la aplicación de moda nos tiene un poco confundidos, ya que desde noviembre parece que la acción más importante es la de guardar (por encima de dar me gusta, comentar y compartir). Veremos si cambia en los próximos meses…

Por último, no debemos olvidar escribir una biografía que indique nuestra combinación lingüística, nuestra especialización y algún detalle extra que conecte precisamente con las empresas que nos pueden solicitar traducciones de esa especialización.

Si el número de caracteres nos lo permite, además, podemos añadir el título de traductor junto a nuestro nombre para que nos encuentren más fácilmente.

2.2. LinkedIn

LinkedIn es la herramienta perfecta para vendernos si somos freelance. Para ello, podemos aprovechar el apartado «Acerca de», que sirve a modo de extracto para convencer a la gente que visita nuestro perfil. Esta sección (junto con el titular, la foto de perfil y la foto de portada) es lo más importante y tenemos que tratarlo como si fuera una página de nuestra web:

  • Debemos introducirlo con una frase potente que resuelva el problema de nuestro interlocutor (igual que recomendaba en el caso de la web, hay que investigar el sector para ver qué podemos aportar).
  • A continuación, debemos explicar cómo resolvemos el problema y cómo trabajamos.
  • Por último, debemos invitar al visitante a que contacte con nosotros.

También es importante que no descuides ninguno de estos elementos:

[En la foto de Linkedin] es aconsejable salir solo, en primer plano, sonriendo y con un fondo neutro, para dar sensación de profesionalidad.

  • Foto de perfil: es aconsejable salir solo, en primer plano, sonriendo y con un fondo neutro, para dar sensación de profesionalidad.
  • Foto de cabecera: debe estar relacionada con tu sector y lo ideal es aprovecharla para incluir una frase que llame la atención.
  • Titular: además de decir que somos traductores y la combinación lingüística, debemos indicar brevemente en qué consiste el trabajo, cómo solucionamos los problemas de nuestro interlocutor o algo que nos diferencie. Yo, por ejemplo, tengo lo siguiente: «Copywriter y traductor (EN/FR > ES) | Textos para negocios apoteósicos que quieren potenciar lo que les hace únicos».

Unas últimas recomendaciones sobre esta red social:

  • Reparte las palabras clave entre el titular, el «Acerca de» y las experiencias laborales para que te encuentren con mayor facilidad. Las palabras clave son aquellas que un cliente potencial puede introducir en el buscador para contratar a alguien con nuestro perfil.
  • Publica contenido de valor relacionado con el sector al que te dedicas (a ser posible, acompañado de una imagen llamativa). Añade también unos cuantos hashtags relacionados con la traducción o tu especialización.
  • Completa el perfil de LinkedIn en todas tus lenguas de trabajo.
  • Agrega a tus contactos e interactúa con profesionales que sean posibles contratadores, es decir, gestores de proyectos, trabajadores de recursos humanos, profesionales de empresas que te interesan, etc.

2.3. Twitter

Twitter tiene fama de ser el lugar donde los haters se reúnen para insultar. Sin embargo, es la red social donde más traductores me he encontrado. Y todos ellos siempre dispuestos a ayudar y a formar parte de un debate sano.

Lo único malo de esta red social es el límite de caracteres, pero me parece especialmente interesante para estar en contacto con profesionales de nuestro sector y conocer a gente con nuestros mismos intereses.

La opción de compartir imágenes y vídeos está ahí, aunque el punto fuerte de Twitter es la espontaneidad de un tuit breve y conciso. Últimamente también están muy de moda los hilos, donde puedes enlazar una serie de tuits relacionados para hablar sin tantas limitaciones sobre un tema.

2.4. Plataformas emergentes

Recientemente, han surgido plataformas como Twitch o Tik Tok; esta última fue la aplicación más descargada de 2020.

Si quieres centrarte en Tik Tok, es el momento perfecto, porque no hay competencia y es fácil destacar en nuestro sector.

Aunque a priori Tik Tok parezca una red social de adolescentes que hacen bailes y retos virales, ya se empiezan a ver empresas que crean sus perfiles porque ven futuro en esta plataforma. Si quieres centrarte en esta red social, es el momento perfecto, porque no hay competencia y es fácil destacar en nuestro sector. Eso sí, cuentas con el hándicap de que tal vez todavía no haya en ella muchos clientes potenciales.

Por su parte, Twitch se ha convertido en la alternativa a YouTube a la que se están mudando cada vez más creadores de contenidos. Ya hay profesionales, como copywriters, que se han abierto sus perfiles en este nuevo modelo de televisión. De nuevo, el mismo problema: estas plataformas actualmente están bien para dar visibilidad y ganar reconocimiento de marca, pero es más difícil que te traigan clientes directos, al contrario que LinkedIn, por ejemplo. Aunque el potencial de cara a los próximos años es indudable.

2.5. Herramientas que nos salvan la vida

Las redes sociales tienen numerosas ventajas, pero también nos roban mucho tiempo cuando queremos hacerlo bien. En este sentido, juegan un papel fundamental herramientas como Hootsuite o Creator Studio. La primera nos proporciona estadísticas y nos permite compartir un mismo contenido en varias redes sociales a la vez o incluso programarlo. La segunda pertenece a Facebook, por lo que es muy útil cuando queremos programar contenido en esta plataforma o en Instagram (y también nos permite ver las estadísticas).

Y si lo que queremos son publicaciones con diseños bonitos de forma gratuita, Canva es la opción ideal.

Otro gran recurso que nos puede ayudar a tener más visibilidad es Google My Business. Se trata de una aplicación con la que podemos tener una ficha de negocio en el buscador por excelencia. De este modo, apareceremos en Google Maps cuando alguien busque a un profesional de nuestro sector en una localización cercana a la nuestra.

3. Consideraciones finales

No quería olvidarme de mencionar que debemos superar el miedo a vendernos. Al fin y al cabo, es lo que nos va a ayudar a prosperar y crecer en un mundo en el que la competencia es cada vez más reñida. Eso sí, vender no consiste en insistir de forma pesada, en ser un vendehúmos ni en mentir, sino en aportar contenido de valor y estar presente.

Si eres un profesional de los sectores de la traducción, la corrección y la interpretación y quieres involucrarte un poquito más en el marketing digital, espero que estas recomendaciones te hayan parecido útiles. Aun así, no hace falta que las pongas todas en práctica, ya que no todas las redes sociales encajan con la personalidad de todo el mundo. Lo mejor que podemos hacer, si no queremos abandonar tras el primer intento, es adaptar el marketing digital a nuestras necesidades, y no al revés.

Utilices las herramientas que utilices, dedícales tiempo y no te olvides de analizar tus resultados y hacer cambios para ver qué opciones te traen mayores beneficios.

Eso sí, utilices las herramientas que utilices, dedícales tiempo y no te olvides de analizar tus resultados y hacer cambios (lo que se conoce como pruebas A/B) para ver qué opciones te traen mayores beneficios.

Por último, me gustaría resaltar una obviedad: si detrás de todo este marketing digital hay un mal servicio, una traducción de mala calidad o entregas tardías, es imposible que te ayude a conseguir una reputación de marca sólida. Detrás de un buen marketing, debe haber un buen profesional.

+ artículos

Nació en Ciudad Real (1993) y ha crecido entre literatura de misterio y discos de Britney Spears. Su pasión por la música pop lo llevó a estudiar un grado en Lenguas y Literaturas Modernas (Universidad de Castilla-La Mancha) para lograr entender las letras de la música que escuchaba. Además de diversas formaciones en ámbitos como el copywriting, cuenta con un máster en Traducción y Mediación Intercultural (Universidad de Salamanca) y otro en Marketing Digital (ESIC Business & Marketing School). Después de haber trabajado en plantilla como traductor y, posteriormente, como especialista de marketing, actualmente es copywriter, redactor y traductor (EN/FR > ES) por cuenta propia. También escribe sobre temas relacionados con estos ámbitos en su blog palabrakadabra.com.

Javier Silvestre Pavón
Nació en Ciudad Real (1993) y ha crecido entre literatura de misterio y discos de Britney Spears. Su pasión por la música pop lo llevó a estudiar un grado en Lenguas y Literaturas Modernas (Universidad de Castilla-La Mancha) para lograr entender las letras de la música que escuchaba. Además de diversas formaciones en ámbitos como el copywriting, cuenta con un máster en Traducción y Mediación Intercultural (Universidad de Salamanca) y otro en Marketing Digital (ESIC Business & Marketing School). Después de haber trabajado en plantilla como traductor y, posteriormente, como especialista de marketing, actualmente es copywriter, redactor y traductor (EN/FR > ES) por cuenta propia. También escribe sobre temas relacionados con estos ámbitos en su blog palabrakadabra.com.

Redes Sociales

956me gustaMe gusta
10,205seguidoresSeguir

Último número

- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados