La Linterna del Traductor
Interpretación

La comunidad de aprendizaje de Amnistía Internacional

Virginia Vázquez Vaccaro

Amnistía Internacional es reconocida mundialmente como la organización no gubernamental internacional más grande abocada a la lucha por la defensa de los derechos humanos. Conocemos sus campañas globales y acciones para reivindicar los derechos de las personas en el lugar del mundo donde sea necesario y, por ende, en el idioma que sea necesario.

Así como Amnistía Internacional hace un uso estratégico de la comunicación y los idiomas para lograr sus objetivos de denunciar, concienciar y movilizar sobre las violaciones de los derechos humanos a nivel internacional, y generar oportunidades de incidencia y educación en derechos humanos, también ha aceptado y reconocido la importancia de tener una política y estrategia lingüísticas.

Como resultado de estas, en 2010 se crea el Language Resource Centre (LRC), el Centro de Lenguas de Amnistía Internacional, para brindar servicios lingüísticos especializados en el movimiento, y dentro del LRC, el área de interpretación es la responsable de gestionar todas las peticiones de interpretación provenientes de las oficinas del Secretariado Internacional de Amnistía.

Virginia Vázquez Vaccaro
Virginia Vázquez Vaccaro es ítalo-argentina y vive en España desde 2013, a la que define como su nuevo hogar. Es traductora científico-literaria y licenciada en Interpretación de Conferencias por la Universidad del Salvador (Buenos Aires), y tiene un máster en Interpretación de Conferencias por la Universidad de La Laguna. Sus idiomas de trabajo son inglés, español e italiano. Ha brindado servicios lingüísticos desde 2006 en el mercado sudamericano, y en los últimos años también en el europeo. Entre 2012 y 2013 fue la traductora e intérprete oficial de la Embajada de Argentina ante el Reino Unido. Desde 2015 trabaja para el Secretariado Internacional de Amnistía Internacional como coordinadora de interpretación, y asume encargos freelance cuando el tiempo se lo permite.

Todavía recuerdo las mariposas en el estómago, como cada vez que entro a cabina o levanto la vista desde el escenario sentada al lado de la ponente a quien daré voz. Devoré el contenido del email en el que me confirmaban que formaría parte del equipo voluntario de intérpretes de esa organización cuya causa tanto me importaba (y todavía me importa, claro). Con piel de gallina escribo estas líneas recordando el honor y la responsabilidad que sentí, incluso con toda la preparación aún por delante. Dejo el relato de esa experiencia inolvidable para otra ocasión.

Quién me hubiera dicho que unos pocos meses después comenzaría otra gran experiencia profesional que me llevaría a trabajar con más intérpretes que desempeñaban su labor de forma voluntaria: empezaba mi camino en el área de interpretación del Secretariado Internacional de Amnistía Internacional.

El Centro de Lenguas de Amnistía Internacional

Amnistía Internacional es reconocida mundialmente como la organización no gubernamental internacional más grande abocada a la lucha por la defensa de los derechos humanos. Conocemos sus campañas globales y acciones para reivindicar los derechos de las personas en el lugar del mundo donde sea necesario y, por ende, en el idioma que sea necesario.

Amnistía ha aceptado y reconocido la importancia de tener una política y estrategia lingüísticas.

Así como Amnistía Internacional hace un uso estratégico de la comunicación y los idiomas para lograr sus objetivos de denunciar, concienciar y movilizar sobre las violaciones de los derechos humanos a nivel internacional, y generar oportunidades de incidencia y educación en derechos humanos, también ha aceptado y reconocido la importancia de tener una política y estrategia lingüísticas.

El reto para AI es reforzar nuestro impacto en un mundo multilingüe con recursos económicos y humanos finitos. La estrategia y política buscan hacer frente al reto cambiando nuestra forma de pensar y de trabajar con lenguas: (…) un uso estratégico del lenguaje y de las lenguas.

En su nivel más elemental, el nuevo planteamiento de lenguas ha de asegurar que producimos: la información correcta, en el formato adecuado, en la lengua que corresponde, para las personas apropiadas, a su debido tiempo. (…)

La estrategia lingüística de AI responde a la necesidad de que el movimiento cuente con herramientas adecuadas para su democracia interna y para lograr impacto externo en derechos humanos.1

Como resultado de estas, en 2010 se crea el Language Resource Centre (LRC), el Centro de Lenguas de Amnistía Internacional, para brindar servicios lingüísticos especializados al movimiento. Está compuesto por un equipo de profesionales encargado de todo el trabajo de traducción, edición, corrección y maquetación de textos, así como de la producción y la coordinación. También participa en el proceso de planificación, tanto de las acciones externas de Amnistía como en el proceso de gobernanza interna para garantizar el enfoque adecuado en términos de diversidad y justicia lingüísticas. Es el resultado de la visión de una Amnistía pionera en cuestión de derechos lingüísticos para su membresía y la sociedad en su conjunto.

La interpretación en el Secretariado Internacional de Amnistía Internacional

Somos un equipo de tres mujeres que, solo en 2019, dio servicio a un total de 79 encargos muy diferentes en árabe, español, francés, inglés, portugués y ruso.

Dentro del LRC, el área de interpretación es la responsable de gestionar todas las peticiones de interpretación provenientes de las oficinas2 del Secretariado Internacional de Amnistía. Somos un equipo de tres mujeres que, solo en 2019, dio servicio a un total de 79 encargos muy diferentes en árabe, español, francés, inglés, portugués y ruso.

Las reuniones y eventos de Amnistía varían mucho: desde reuniones virtuales de una hora entre los miembros de un comité de las Américas hasta la asamblea global anual en Johannesburgo a lo largo de varias jornadas, pasando por la presentación de un informe sobre Siria en Beirut o un taller de tres días en Londres sobre activismo. El factor común es la dinámica participativa: siempre hay mucha interacción entre participantes, lo que representa un desafío para la interpretación.

La base del trabajo del área de interpretación es la profesionalidad desde dos ángulos:

  • Dar un servicio profesional dentro de la organización a colegas de otros equipos que necesitan interpretación para sus reuniones y eventos.
  • Ofrecer estándares profesionales y condiciones de trabajo óptimas al equipo de intérpretes que colaboran con nosotras.

Para lograr esto, Amnistía tiene el privilegio de colaborar con intérpretes profesionales que eligen donar su tiempo y experticia a la organización. Intérpretes ad honorem que suelen tener estudios de posgrado en interpretación de conferencias y cuentan con mayor o menor experiencia. Algunos acaban de terminar sus estudios o se iniciaron hace pocos años; otras llevan ya varios en la profesión, y la gran mayoría son intérpretes freelance de organizaciones internacionales como la ONU o las instituciones europeas. Suelen tener perfiles profesionales diferentes, dependiendo de su combinación lingüística y el mercado en el que trabajan, entre otros. Pero les une la profesionalidad y el compromiso para apoyar el trabajo de Amnistía Internacional. Conforman lo que en el área de interpretación nos gusta llamar una comunidad de aprendizaje. Porque las y los intérpretes más nóveles lógicamente aprenden de las tablas de quienes tienen más experiencia, pero también tienen mucho que aportarles. Y, personalmente, porque me permite seguir aprendiendo y creciendo como colega, intérprete-consultora y coordinadora de equipos de interpretación.

Nutrimos esta comunidad abogando por el reconocimiento y la valoración de la profesionalidad en la interpretación ante el cliente, en este caso, interno.

Nutrimos esta comunidad abogando por el reconocimiento y la valoración de la profesionalidad en la interpretación ante el cliente, en este caso, interno. Al ser la única área especializada en interpretación dentro de la organización, trabajamos estrechamente con quienes diseñan el contenido y las metodologías de las reuniones; les explicamos cómo se trabaja en una reunión o evento con interpretación dependiendo de las dinámicas y los idiomas que se necesitarán, aparte de obtener toda la información y la documentación posibles para la preparación del equipo de intérpretes. Además, asesoramos a facilitadores y ponentes sobre cómo trabajar con intérpretes si nunca lo han hecho, y, especialmente, si han tenido alguna experiencia con interpretación «informal».

Cumbre de los Pueblos

Cumbre de los Pueblos, Nueva York, septiembre de 2019

Con toda esta información podremos decidir cuál es el modo de interpretación adecuado para la reunión, qué equipo de intérpretes podrá cubrir las necesidades, y si será necesario alquilar equipo de interpretación, de lo que también nos ocupamos, con lo que nos aseguramos de que tengan la calidad técnica según las normas ISO correspondientes.

A partir de aquí comienza una parte esencial de nuestro trabajo: encontrar al equipo de intérpretes. ¿Cómo lo hacemos? Tenemos la fortuna de contar con una gran base de datos con intérpretes de todos los continentes. Sin embargo, nuestra búsqueda es lo más personalizada posible, en función de las características de la reunión, el modo de interpretación, el perfil de quien interpreta y la combinación lingüística. Confieso que a veces no tenemos la capacidad de enviar correos electrónicos individuales y sacamos convocatorias dirigidas a un selecto grupo si hay eventos en fechas cercanas con los mismos idiomas.

Además, estamos en constante búsqueda de nuevos y nuevas profesionales que quieran sumarse a esta comunidad, ya que, al ser ad honorem, no esperamos que nos dediquen más de una o dos veces de su tiempo al año, en función de sus posibilidades. Asimismo, solemos recibir tanto recomendaciones de intérpretes que ya colaboran con nosotras como ofrecimientos espontáneos, a los que siempre respondemos.

Para nosotras lo más importante al contactar a cada intérprete es dar todos los detalles sobre la reunión con los que contamos en ese momento para que pueda tomar una decisión informada si está libre en esa fecha.

Sin embargo, para nosotras lo más importante al contactar a cada intérprete es dar todos los detalles sobre la reunión con los que contamos en ese momento para que pueda tomar una decisión informada si está libre en esa fecha.

Si es una reunión presencial, damos prioridad a intérpretes locales, y si no encontramos profesionales en la misma ciudad o país, recurrimos a países limítrofes o de la región, como es el caso de África, donde la comunidad de intérpretes es menor que en otras regiones donde trabajamos, como Europa o Américas.

Si es una reunión virtual con interpretación simultánea a distancia, tenemos más libertad para potenciar el alcance enriquecedor de la comunidad de aprendizaje. (Soy consciente de lo controvertida que es esta modalidad aún en el sector, así que me reservo para otro artículo compartirles cómo hemos logrado un enfoque profesional en Amnistía respetando los estándares de la interpretación de conferencias).

Cumbre de los Pueblos

Cumbre Global de Jóvenes, Nairobi, mayo de 2018

Una vez que tenemos al equipo de intérpretes conformado y después de haber mantenido un fluido contacto con la organización para obtener detalles y materiales más actualizados, nos ocupamos de diseñar el plan de interpretación. En reuniones presenciales distribuimos la carga de cada cabina de modo que la jornada no supere, de ser posible, las cinco horas, para que cada intérprete disfrute la experiencia, tenga tiempo de hacer networking y asuma tareas de su otra actividad profesional. Con frecuencia, adaptamos los documentos para facilitar la tarea de preparación para la reunión y hasta armamos glosarios nosotras mismas. También coordinamos todas las cuestiones logísticas relacionadas con el evento como transporte, comidas, y alojamiento o viáticos (si aplican).

Llega el momento del encargo y nos aseguramos de continuar apoyando al equipo de intérpretes, como, por ejemplo, compartiendo materiales que aparecen en el último momento (¡las típicas diapositivas o hasta ese discurso de cierre!), manteniendo al equipo actualizado sobre posibles cambios en la agenda y modificando el plan de interpretación si es necesario, o asegurándonos de que tengan todo lo que necesitan en la cabina, estemos físicamente allí o no. Nos resulta humana y económicamente imposible ir a todas las reuniones y eventos. Cuando no podemos ir contamos con el apoyo de colegas de otros equipos que asumen esta tarea. Todo esto es posible gracias a la colaboración que establecemos con los equipos que organizan las reuniones y eventos.

Al finalizar el encargo, siempre pedimos feedback constructivo a intérpretes y personas encargadas de la organización. Un aspecto esencial al que nos gustaría que respondieran más, ya que cada reunión, cada evento, es único y nos permite mejorar.

También emitimos certificados con información detallada sobre los encargos para apoyar la acreditación ante instituciones o asociaciones profesionales, entre ellas, AIIC.

Nos esforzamos por ofrecer a nuestras y nuestros intérpretes ad honorem una experiencia que sea satisfactoria y al mismo tiempo gratificante tanto en lo profesional como en lo personal.

En resumen, nos esforzamos por ofrecer a nuestras y nuestros intérpretes ad honorem una experiencia que sea satisfactoria y al mismo tiempo gratificante tanto en lo profesional como en lo personal. Intentamos devolver el compromiso y la profesionalidad que nos brindan con el mismo empeño.

En palabras de Laura Diez Pardo, intérprete colaboradora de Amnistía y socia profesional de Asetrad:

Empecé en el mundo de la interpretación como voluntaria, por lo que he realizado trabajos en este ámbito desde mis inicios. Me resulta muy enriquecedor tanto a nivel profesional como a nivel personal, ya que no solo me permite hacer más horas de cabina y, por tanto, mejorar mis destrezas como intérprete, sino que me aporta una gran satisfacción saber que gracias a mi colaboración organismos como Amnistía Internacional pueden seguir haciendo esa gran labor que es la suya, tan imprescindible y encomiable.

En lo personal, simplemente doy lo mismo que esperaría recibir como intérprete más allá de la retribución. Lo considero mi manera de respetar tanto nuestra profesión como nuestro sector. Pero, sobre todo, de respetar la decisión de mi colega de interpretar ad honorem, así como cuando yo elijo hacerlo a veces.

Es común reconocer que una reunión de Amnistía está llegando a su fin cuando llega el momento de los agradecimientos y se menciona el trabajo del equipo de intérpretes, seguido de una muy merecida ovación por parte de organizadores y participantes. ¿Oyen esos aplausos?

Volver arriba

1 28.ª Reunión del Consejo Internacional de Amnistía Internacional, Circular 18: Estrategia y Política Lingüísticas. «El lenguaje de los derechos humanos», 25 de abril de 2007.

2 Beirut, Bruselas, Dakar, Ginebra, Hong Kong, Jerusalén, Johannesburgo, Lima, Madrid, México, Moscú, Lima, Londres, Nairobi, Nueva York, París, Túnez y Washington.