21 junio 2021
Inicio > Número 22 > Realidad o ficción

Realidad o ficción

De pequeña, imaginaba con nitidez cómo descendería el Halcón Milenario al pueblo de mi madre y me llevaría de paseo veraniego por nuestra Vía Láctea.

Siempre me ha fascinado la ciencia ficción. Me transporta a realidades que me son fáciles de concebir desde la lejanía. De pequeña, imaginaba con nitidez cómo descendería el Halcón Milenario al pueblo de mi madre y me llevaría de paseo veraniego por nuestra Vía Láctea. Después, volveríamos al cerro Castellón, desde donde me habían recogido, y regresaría a casa caminando bajo el campus stellae.

Excursión (© Lorena Anguita Pineda)

Experimentaría la velocidad de la luz, admiraría las estrellas y quizás hasta podría conocer algún planeta con formas de vida diferentes a la nuestra. Gracias a la ciencia ficción, podía proyectarme en un futuro imaginario, viajar por el tiempo y soñar utopías. Algunas no tan descabelladas. ¿Sabíais que nuestro sol es una estrella? Según los científicos, se calcula que nuestra estrella se apagará dentro de cinco mil millones de años, concretamente un jueves, con tres días de margen de error. Veréis, si tomamos trescientas cajas de cartón cúbicas de un metro de alto y las rellenamos completamente de arena de playa tendremos el equivalente al número de estrellas que habitan en nuestra galaxia. Nuestro sol sería un grano de arena. Y la Tierra… imaginad donde queda. ¿Y nosotros?

Es la magia de la ciencia ficción y de la ciencia, en general. Alejándote de tu realidad, transportándote a otros escenarios, te invita a comprender la propia.

Ahora pensad en todos esos granos de arena… ¿A qué no resulta tan absurdo considerar que puedan existir planetas con formas de vida diferentes a la nuestra? Es la magia de la ciencia ficción y de la ciencia, en general. Alejándote de tu realidad, transportándote a otros escenarios, te invita a comprender la propia.

Tobogán (© Lorena Anguita Pineda)

Otras veces, ocurre que la realidad parece ciencia ficción. El lenguaje nos provee de las expresiones propias para este fenómeno. Es entonces cuando exclamamos aquello de «¡Esto es de película!» o «¡Esto parece de Almodóvar!». Y, desde nuestra realidad más próxima, la vida nos mueve a comprender otros escenarios. Ahora no hay viajes interestelares ni Halcón Milenario, vivimos una realidad distópica y hosca, extraña y adusta, que nos empuja a soñar con la verdad en la que habitábamos antes del estreno de este largometraje de ciencia ficción.

Hoy no fantaseo con naves espaciales ni viajes interestelares. Sueño con abrazos y risas. Anhelo los días largos de sol, playa y sal en la piel.

Hoy no fantaseo con naves espaciales ni viajes interestelares. Sueño con abrazos y risas. Anhelo los días largos de sol, playa y sal en la piel. Mi deseo es tumbarme sobre una vía láctea de arena y lanzarme al mar de espuma y olas cuando el calor de sus estrellas me impida permanecer más ahí. Y reproducir esto ad infinitum. Con esto sueño ahora. Y con nada más.

Viento espacial (© Lorena Anguita Pineda)

Con todo lo que consiguió un solo Quijote… ¿Qué no conseguirán millones de quijotes juntos?

La ciencia ficción se ha instaurado en nuestro presente. Poco a poco, conseguiremos desplazarla al lugar del que procede y así podremos salir de casa a vivir nuestras verdades, nuestras vidas, monótonas, cotidianas y llenas de magia. Podremos vivir con libertad la verdad que necesitamos, esa que ahora anhelamos desde casa. Y es que, en realidad, este confinamiento nos ha convertido en soñadores profesionales. En quijotes luchando contra mortíferos molinos invisibles. Y ahora que lo pienso, con todo lo que consiguió un solo Quijote… ¿Qué no conseguirán millones de quijotes juntos?

Victoria Moreno Leyva (Jaén, 1982) es traductora e intérprete de inglés y francés por la Universidad de Málaga (2006). Realizó un máster en Traducción Jurídica y Económica en el Centro Universitario Cluny-ISEIT (Madrid). Trabajó para el Departamento de Valores de la CECA Confederación Española de Cajas de Ahorros (2007-2009). En 2009-2010 obtuvo la Beca Talentia, que le permitió cursar el máster MSc in Scientific, Medical and Technical Translation with Translation Technology (Imperial College London). Ha sido gestora de proyectos, freelance y traductora e intérprete judicial en la Ciudad de la Justicia de Málaga. En 2019 se graduó en Magisterio y aprobó las oposiciones con las que obtuvo una plaza en el Cuerpo Oficial de Maestros de la Junta de Andalucía. Apasionada de la música —es soprano—, de la docencia y de los deportes, practica la natación y el senderismo.

Victoria Moreno Leyva
Victoria Moreno Leyva (Jaén, 1982) es traductora e intérprete de inglés y francés por la Universidad de Málaga (2006). Realizó un máster en Traducción Jurídica y Económica en el Centro Universitario Cluny-ISEIT (Madrid). Trabajó para el Departamento de Valores de la CECA Confederación Española de Cajas de Ahorros (2007-2009). En 2009-2010 obtuvo la Beca Talentia, que le permitió cursar el máster MSc in Scientific, Medical and Technical Translation with Translation Technology (Imperial College London). Ha sido gestora de proyectos, freelance y traductora e intérprete judicial en la Ciudad de la Justicia de Málaga. En 2019 se graduó en Magisterio y aprobó las oposiciones con las que obtuvo una plaza en el Cuerpo Oficial de Maestros de la Junta de Andalucía. Apasionada de la música —es soprano—, de la docencia y de los deportes, practica la natación y el senderismo.
Artículo anteriorLady Gaga y la visibilidad
Artículo siguienteUna vida caleidoscópica

Redes Sociales

956me gustaMe gusta
9,962seguidoresSeguir

Último número

- Advertisement -spot_img

Articulos relacionados