7 febrero 2023
Inicio > Número 25 > Cómo crear una marca personal sólida como profesional autónomo para reflejar tu esencia y conectar con tus clientes

Cómo crear una marca personal sólida como profesional autónomo para reflejar tu esencia y conectar con tus clientes

Consciente o inconscientemente, muchos profesionales autónomos han reforzado sus marcas personales durante los últimos años, entre otras cosas, debido al auge de las redes sociales. Si quieres que tu negocio perdure en el tiempo, conseguir clientes de forma recurrente, mejorar tu reputación online y aumentar tus tarifas con los años, necesitas trabajar tu marca personal para no pasar desapercibido entre otras personas de tu sector y, lo más importante, para que no contraten tus servicios, sino para que te contraten a ti. Ya no vale hacerlo de cualquier forma, porque las redes sociales, las páginas web, los canales de YouTube, etc. se han sofisticado mucho en muy poco tiempo. Por eso, te cuento paso a paso cómo trabajar tu marca personal con estrategia para diferenciarte y encontrar o consolidar tu hueco en el mercado.

Necesitas trabajar tu marca personal para no pasar desapercibido entre otras personas de tu sector.

Si queremos que nuestro negocio perdure en el tiempo, conseguir clientes de forma recurrente y aumentar nuestras tarifas con el paso de los años, necesitamos crear una marca sólida.

Una marca es el conjunto de características por las que se nos reconoce. Puede ser el conjunto de rasgos por el que nuestros clientes identifican a nuestra empresa (si tenemos una) o nos identifican a nosotros mismos (si somos emprendedores autónomos). En este segundo caso hablamos de marca personal, que es el área en el que me voy a centrar en este artículo.

El concepto de marca personal está mucho más extendido en la actualidad. Sin embargo, no es nada nuevo. Existía desde antes de Internet y comprendía aspectos tan importantes como estos:

  • Los servicios que un profesional ofrecía.
  • Aquello que diferenciaba a un profesional de otros del mismo sector.
  • La especialización.
  • La forma de tratar a sus clientes.
  • Etc.

Gracias a Internet, mucha más gente sabe ahora qué es una marca personal y la trabaja para potenciar su negocio.

Gracias a Internet, mucha más gente sabe ahora qué es una marca personal y la trabaja para potenciar su negocio. Lo bueno es que ahora tenemos más herramientas para crecer en este sentido. Lo malo es que cada vez hay más profesionales que también trabajan sus marcas personales.

Por lo tanto, cada vez es más complicado diferenciarse y que los clientes nos encuentren para trabajar con nosotros (con Internet es más fácil acceder a una oferta más amplia de profesionales del sector).

Pero ¿cómo podemos trabajar nuestra marca personal y por dónde empezamos?

Algunos profesionales empiezan a trabajar directamente sus redes sociales, sus páginas web, sus correos electrónicos o hacen publicidad sin haberse parado a reflexionar sobre sus objetivos, sobre quiénes son, sobre sus propios valores e incluso sin conocer de verdad a sus clientes (sus problemas, necesidades, miedos, dudas, etc.).

Es habitual que muchas marcas estén demasiado centradas en el yo y poco centradas en el cliente.

Por eso, es habitual que muchas marcas estén demasiado centradas en el yo y poco centradas en el cliente. Si has empezado así, no te preocupes: de cada paso que hemos dado en nuestra vida se aprende algo.

No obstante, en este artículo quiero ofrecerte una visión más estructurada de cómo puedes definir tu marca personal para crecer profesionalmente. Son consejos que te cuento desde la experiencia, ya que yo mismo los he aplicado a mi propio negocio.

¿Qué es la marca personal y para qué sirve?

Empecemos por definir qué es la marca personal. Me gusta cómo lo define Ramón Peris en el blog de Bloo Media: «es un concepto que consiste en considerarse a uno mismo como una marca comercial con el objetivo de diferenciarse y conseguir un mayor éxito profesional».

Es decir, igual que asociamos marcas como Coca Cola, Apple, Bosch o Toyota a un beneficio o a un problema resuelto, con nuestra marca personal logramos que nuestros clientes nos perciban de forma tal que también identifiquen en nosotros ciertos valores o vean en nosotros a la persona ideal para solucionar su problema o conseguir algo.

Cuando una persona busca un traductor es porque tiene una necesidad y no por amor al arte.

Por ejemplo, cuando una persona busca un traductor es porque tiene una necesidad y no por amor al arte (en concreto, la necesidad de derribar la barrera del idioma).

¿Cuáles son los beneficios de definir tu marca personal? Aquí van algunos:

  • Te da visibilidad y credibilidad como profesional.
  • Te diferencia de otros profesionales de tu sector. De este modo, tu cliente también tiene más claro que tú eres el perfil que encaja con lo que busca.
  • Te posiciona como experto en tu sector porque te asocian a una serie de habilidades, conocimientos, especialización y valores.
  • Proyectas tu personalidad, tus valores y encuentras clientes más afines a ti.
  • Aumenta tu valor como profesional porque aportas contenido de valor y reflejas lo que sabes.

Dicho esto, a continuación te doy algunos consejos para definir tu marca personal paso a paso.

Cómo construir paso a paso tu marca personal como traductor, corrector, intérprete o profesional del lenguaje

Antes de comenzar, quiero decirte que el orden de los factores altera totalmente el producto. Por lo tanto, te recomiendo seguir el orden que te propongo.

Paso 1: Quién es tu cliente potencial

Lo primero que tienes que pensar es quién es tu cliente potencial: farmacéuticas francófonas que necesitan traducir sus textos al español; despachos de abogados italianos que necesitan traducciones juradas al español; editoriales de libros infantiles, etc.

¿Por qué este es el primer paso?

Porque, como seguramente has comprobado, hay infinidad de páginas web, redes sociales y otros canales digitales que indican mensajes muy genéricos como «ponemos a nuestro cliente en el centro», «contamos con un equipo de profesionales», «garantía de calidad garantizada», «más de x años de experiencia», etc.

Debes construir tu marca relacionándola con los problemas que resuelves de tu cliente potencial y con los beneficios que le aportas.

Sin embargo, debes construir tu marca relacionándola con los problemas que resuelves de tu cliente potencial y con los beneficios que le aportas.

Puedes utilizar este generador de buyer persona (otra forma de llamar al cliente potencial en marketing) para hacerte una idea clara de los aspectos más importantes. Cuanto más específico y concreto seas, mejor podrás encaminar tu marca hacia tus clientes potenciales.

Paso 2: Quién eres tú

Llega el momento de hacer introspección y enfrentarnos a nuestro yo interior. Para crear nuestra marca personal debemos conocernos y proyectar aquella parte de nosotros que más conecta con nuestros objetivos (otro de los aspectos sobre el que también debemos reflexionar).

A continuación, te dejo unas preguntas que debes hacerte para definir tu marca personal.

¿Qué te hace diferente de otros profesionales de tu sector?

  • ¿Cuál es tu objetivo a corto, medio y largo plazo?
  • ¿Cuánto dinero quieres ganar al año?
  • ¿Cuánto dinero gastas al mes (cuota de autónomos, seguridad social, asesoría, ropa, comida, viajes, alquiler, hipoteca, planes, gasolina, gimnasio, dentista, etc.)?
  • ¿Qué es lo que más recuerda la gente de ti cuando tratas con ellos en persona?
  • ¿Qué rasgos de tu personalidad te definen?
  • ¿Cuáles son tus valores?
  • ¿Con qué tipo de empresas te gusta trabajar?
  • ¿Qué personas y referentes de tu sector te inspiran?
  • ¿Qué te hace diferente de otros profesionales de tu sector? (Puedes investigar sus webs, redes sociales, etc. para encontrar tu valor diferencial)

Además de contestar a estas preguntas, encuentra tu forma de comunicarte, algo especialmente importante en un profesional del lenguaje como tú. Busca esas expresiones tan tuyas que empleas a diario y no transmitas los mismos mensajes que todo el mundo (ponle corazón a lo que haces).

Paso 3: Define tus servicios de acuerdo con los pasos anteriores

El paso 1 y el paso 2 te ayudan a construir un perfil único que realmente te representa, no es un disfraz y te ayuda a vender más siendo tú.

¿Cómo te ayuda a vender más? Definiendo los servicios que ofreces, que deben ser coherentes con tus habilidades y valores y deben resolver los problemas de tus clientes potenciales. Por ejemplo, si trabajas traduciendo para estudios de doblaje, puedes tener esta cartera de servicios: traducción en tu combinación de idiomas (servicio principal), pautado (servicio complementario 1) y revisión (servicio complementario 2). Así es más fácil asegurarte de que, tras contratar tu servicio principal, el cliente sigue trabajando contigo mediante la contratación de otros de tus servicios.

Los pasos 1 y 2 son muy importante porque te ayudan a definir unas tarifas alineadas con tus objetivos, a ofrecer un bonus o un valor diferencial respecto a tus competidores y a encontrar servicios complementarios que quizás no se te habían ocurrido a simple vista; por ejemplo, consultoría cultural, manual de identidad verbal, etc.

Ofrecer un bonus o valor añadido no consiste en dar más por el mismo dinero.

¡Ojo! Ofrecer un bonus o valor añadido no consiste en dar más por el mismo dinero. Consiste en configurar tus tarifas teniendo en cuenta cómo ofreces tus servicios para salir ganando.

Paso 4: Plasma los puntos anteriores en tu carta de presentación

Los tres primeros pasos son la base para construir tu marca personal; es la estrategia que está detrás de lo que mostramos.

Y precisamente este cuarto paso va sobre mostrarlo en nuestras diferentes cartas de presentación: la página web, las redes sociales, el canal de YouTube, el pódcast, el currículum, el perfil de Proz (o de otra plataforma) e incluso el presupuesto que le envías a tu cliente.

No hace falta que dispongas de todas estas herramientas, pero hacer una selección de las que más se ajusten a ti te ayudará con tu visibilidad. Un par de precisiones sobre cada una de ellas:

Página web

Aunque tener página web no es obligatorio, tiene beneficios muy interesantes:

  • Mejora tu reputación online.
  • Aumenta el alcance de tu negocio. Quizás hay muchas webs de «traductores inglés – español», pero no tantas de traductores del sector automovilístico (por ejemplo); si eres específico te pueden encontrar a través de una búsqueda en Internet.
  • Puedes ahorrar tiempo y automatizar procesos. Por ejemplo, puedes incluir una herramienta como Calendly o Book Like A Boss para que tus clientes reserven cita contigo para las reuniones o para pedirte presupuesto.

Una página web te da la opción de presentarte y de explicar en detalle tus servicios.

Además, una página web te da la opción de presentarte y de explicar en detalle tus servicios. No des las cosas por hecho y explícale cómo le ayudas a solucionar su problema, qué beneficios sacará de trabajar contigo, qué herramientas de trabajo utilizas (sobre todo, si trabajas con agencias) y resuelve todas las dudas que pueda tener antes de trabajar contigo.

Aplicar habilidades de copywriting (escritura persuasiva) es indispensable para que tu público potencial quiera contratar tus servicios. Si no estás seguro de si los textos de tu página transmiten la información de forma adecuada para conectar con tu cliente potencial, puedes comprobarlo en este test autodiagnóstico que preparé hace tiempo.

Redes sociales y otros canales digitales (YouTube, pódcast, etc.)

Si disfrutas con la creación de contenidos, puedes elegir la plataforma que más encaje con tu personalidad, con tu cliente potencial (para algo lo has analizado en el primer paso) y con los servicios que ofreces: TikTok, Instagram, LinkedIn, Twitter, Twitch, YouTube, pódcast, etc. En este artículo sobre marketing para profesionales autónomos te hablaba de ellas.

No te frustres si ves que creces despacio en redes sociales o si ves que tienes menos seguidores que otros compañeros.

No te frustres si ves que creces despacio en redes sociales o si ves que tienes menos seguidores que otros compañeros. Lo importante no es tener muchos seguidores, sino seguidores de calidad (compradores potenciales, gente que te pueda contratar para ponencias, etc.).

Un error muy habitual al utilizar las redes sociales es compartir solamente lo que se denomina «contenido de valor», es decir, contenido que aporta conocimientos a las personas y les ayuda a resolver sus problemas o dudas.

Te aconsejo intercalar estos contenidos con otros donde expliques tus servicios. Puedes hacerlo directamente o también hablando de algún proyecto en concreto que hayas realizado, compartiendo los testimonios de clientes, etc. Es decir, no te olvides de que tus redes sociales son un escaparate para venderte.

Currículum y presupuesto

Tu marca personal también puede ser un valor diferencial en tu currículum (un titular y un extracto sobre ti al inicio valen oro).

En el caso del presupuesto, te recomiendo no pasarle simplemente el precio a tu cliente cuando te lo solicita. Pásale un documento detallado donde le explicas cómo resuelves su problema con tu servicio, cuáles son las etapas de tu trabajo, el precio y lo que debe hacer a continuación; por ejemplo, enviarte los documentos a traducir, hacerte un primer pago, etc. Incluso puedes acompañar tu presupuesto de un vídeo explicativo.

Paso 5: Ve a por tu cliente

En este punto ya tienes definida tu marca personal y solo te queda buscar a tus clientes. Te explico algunos métodos para que elijas el que más se adapta a ti y a tus clientes, pero también puedes elegir una combinación de varios:

Aunque algunas empresas piensan que el correo electrónico es cosa del pasado, lo cierto es que actualmente sigue funcionando bastante bien.

Es importante que tu correo no parezca spam; debes transmitir a la empresa que realmente la sigues y encajas con sus valores.

  • Newsletter. Aunque algunas empresas piensan que el correo electrónico es cosa del pasado, lo cierto es que actualmente sigue funcionando bastante bien (más con clientes directos que con agencias u otros intermediarios). Puedes crear un recurso como gancho para que tu público se lo descargue y quede apuntado en la newsletter automáticamente y enviarle tus correos con contenido de valor —y tus ofertas— semanalmente o a diario. Para empezar, tienes herramientas gratuitas bastante completas como MailerLite. Eso sí, cuidado con las leyes de protección de datos de tu país.
  • Creación de contenidos en redes sociales. Ya te he hablado más arriba de las redes sociales, que también pueden ser una fuente de clientes porque estos pueden buscar en el buscador los profesionales que necesitan contratar.
  • Eventos y ferias. Después de dos años de pandemia, parece que estamos en un punto donde los eventos y ferias presenciales se han retomado casi por completo. Y además también hay numerosos eventos online. Es una ocasión estupenda para hacer contactos.
  • Comunidades online. Grupos de Facebook, de LinkedIn, comunidades en plataformas como Discord, donde hay emprendedores, empresas, etc.
  • Captación de clientes a puerta fría. Tú también puedes tomar la iniciativa y escribir a los clientes con los que te gustaría trabajar. Eso sí, es importante que tu correo no parezca spam; debes transmitir a la empresa que realmente la sigues y encajas con sus valores.

Otras consideraciones importantes sobre tu marca personal

Por último, quiero dejarte unas recomendaciones finales para que termines de sacarle brillo a tu marca personal.

Te animo a trabajar con especialistas de la identidad visual para tener una página web con un diseño alineado con tu mensaje

  • Dale un toque de copywriting a todo lo que haces. Es decir, aplica escritura persuasiva en tu página web, en tus redes sociales, en tus correos, etc. De este modo, tu cliente potencial se sentirá más identificado con lo que le cuentas. Si quieres aprender sobre copywriting, puedes matricularte en un curso, como el curso de copywriting para traductores y profesionales del lenguaje que imparto.
  • Coherencia entre el online y el offline. Es decir, la forma en la que te comunicas, los valores que transmites, los temas de los que hablas, las expresiones que utilizas deben ser iguales si te comunicas con un cliente a través de tu web, de un correo electrónico, en una charla presencial o por teléfono. Es como cuando conoces a alguien en persona que antes solo has visto en fotos y, cuando lo tienes frente a ti por primera vez, parece alguien completamente diferente. Te inspira desconfianza, ¿verdad? Con tu marca personal sucede lo mismo.
  • Trabaja tu imagen de marca. Está claro que lo más importante es el mensaje que transmitimos y cómo lo comunicamos, sobre todo porque somos profesionales del lenguaje. Pero una buena identidad visual suma puntos porque te hace parecer más profesional. Te animo a trabajar con especialistas de la identidad visual para tener una página web con un diseño alineado con tu mensaje, un buen logo y alguien que te ayude a definir los colores y tipografías para tus redes sociales (confieso que este es mi punto débil y aún no he delegado la parte visual de mi negocio).
  • No seas igual que el resto. Toda la información que comparto contigo en este artículo debe servirte para crear tu propio camino. No debes copiar a la gente que admiras, sino analizar lo que funciona y buscar una forma única de hacerlo tú. Sé que es muy difícil, pero ahí está el verdadero reto para convertirse en una buena marca personal.

Conclusión

Pies con zapatillas de una persona haciendo el pino. Fondo amarillo chillón.
Loc Dang, en www.pexels.com

Algunas personas se sienten paralizadas y no saben por dónde empezar con sus marcas personales. A algunas personas también les da una vergüenza increíble lanzarse, exponerse y mostrarse al mundo.

Te entiendo perfectamente porque a mí también me da mucha vergüenza lanzar mi contenido sin saber quién lo verá. Sin embargo, al mismo tiempo disfruto mucho todo el proceso de creación de contenidos, de trabajar mi marca personal, de pensar en ideas, de idear mejoras para mis clientes, etc.

Busca un enfoque en el que te sientas a gusto y lánzate cuando sientas que es el momento adecuado.

Busca un enfoque en el que te sientas a gusto y lánzate cuando sientas que es el momento adecuado. Si haces una marca personal solo porque debes hacerla, se notará tu incomodidad, y lo importante es que disfrutes del camino, de la vida y de tu forma de hacer las cosas.

Buscando un camino alternativo también hay hueco para crecer y encontrar el éxito. En este artículo simplemente quería compartir contigo aprendizajes que a mí me han resultado muy útiles, y seré feliz si te sirve algo de lo que cuento.

Bibliografía

Peris, R. Marca personal: ¿qué es, cómo construirla y potenciarla? En: Bloo Media. [consulta: 1 de julio de 2022].

Silvestre, J. «Marketing digital para autónomos: no te quedes atrás». La Linterna del Traductor. 2021, n.º 22. [consulta: 1 de julio de 2022].

Silvestre, J. Test de autodiagnóstico de copywriting web. [consulta: 1 de julio de 2022].

Recursos útiles

Book like a boss. [consulta: 1 de julio de 2022].

Calendly. [consulta: 1 de julio de 2022].

Copywriting para traductores. En: AulaSIC. [consulta: 1 de julio de 2022].

MailerLite. [consulta: 1 de julio de 2022].

Make my persona. En: Hubspot. [consulta: 1 de julio de 2022]

Javier Silvestre
Javier Silvestre Pavón
+ artículos

Nació en Ciudad Real (1993) y ha crecido entre literatura de misterio y discos de Britney Spears. Su pasión por la música pop lo llevó a estudiar un grado en Lenguas y Literaturas Modernas (Universidad de Castilla-La Mancha) para lograr entender las letras de la música que escuchaba. Además de diversas formaciones en ámbitos como el copywriting, cuenta con un máster en Traducción y Mediación Intercultural (Universidad de Salamanca) y otro en Marketing Digital (ESIC Business & Marketing School). Después de haber trabajado en plantilla como traductor y, posteriormente, como especialista de marketing, actualmente es copywriter, redactor y traductor (EN/FR > ES) por cuenta propia. También escribe sobre temas relacionados con estos ámbitos en su blog palabrakadabra.com.

Javier Silvestre Pavón
Javier Silvestre Pavón
Nació en Ciudad Real (1993) y ha crecido entre literatura de misterio y discos de Britney Spears. Su pasión por la música pop lo llevó a estudiar un grado en Lenguas y Literaturas Modernas (Universidad de Castilla-La Mancha) para lograr entender las letras de la música que escuchaba. Además de diversas formaciones en ámbitos como el copywriting, cuenta con un máster en Traducción y Mediación Intercultural (Universidad de Salamanca) y otro en Marketing Digital (ESIC Business & Marketing School). Después de haber trabajado en plantilla como traductor y, posteriormente, como especialista de marketing, actualmente es copywriter, redactor y traductor (EN/FR > ES) por cuenta propia. También escribe sobre temas relacionados con estos ámbitos en su blog palabrakadabra.com.

Redes Sociales

956me gustaMe gusta
10,608seguidoresSeguir

Último número

- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados