15 abril 2024
Inicio > Número 26 > Nuevas tendencias en literatura juvenil: cómo corregir libros de ‘influencers’

Nuevas tendencias en literatura juvenil: cómo corregir libros de ‘influencers’

Logotipo del Congreso 20.º Aniversario de Asetrad.

En los últimos años ha surgido imparable una nueva tendencia en el mundo editorial: los libros escritos por influencers. Estos libros plantean un desafío porque, además de atender y trabajar para mejorar su calidad lingüística inicial, hay que respetar un universo concreto, el del autor, ya que el lector va a buscar el idioma, el idiolecto y los códigos de ese mundo que comparte con el influencer y que ya conoce a través de los contenidos en redes. Este artículo es un resumen de la ponencia que la autora presentó en el Congreso 20.º Aniversario de Asetrad: «¿Por qué lo llaman editing cuando quieren decir… otra cosa?».

En los últimos años ha surgido imparable una nueva tendencia en el mundo editorial: los libros de influencers. Se trata de un formato diferente con un tipo de lenguaje distinto y en un contexto completamente nuevo que requiere una corrección fuera de lo habitual: a veces se denomina editing, y otras, corrección de estilo al uso, aunque sus características son especiales.

El lector va a buscar el idioma, el idiolecto y los códigos de ese mundo que comparte con el influencer y que ya conoce a través de los contenidos en redes.

Estos libros plantean un desafío porque, además de atender y trabajar para mejorar su calidad lingüística inicial, hay que respetar un universo concreto, el del autor, ya que el lector va a buscar el idioma, el idiolecto y los códigos de ese mundo que comparte con el influencer y que ya conoce a través de los contenidos en redes. Además, hemos de equilibrar la calidad del texto y el cumplimiento normativo con las necesidades de un producto de marketing. Expuse esta comunicación el 12 de mayo de 2023 en el Congreso 20.º Aniversario de Asetrad, con el propósito de situar esta nueva tendencia en su contexto, contar cómo enfrentarnos a las condiciones específicas de este tipo de textos y compartir algunos ejemplos del trabajo en este nuevo nicho de mercado, tan amplio y con tanta expansión que se adivina mausoleo en un futuro cercano. Y lo quise hacer con un punto de vista positivo y práctico porque «si del cielo caen limones…».

CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE…

Los contenidos que pueden acercar a los más pequeños a la lectura llegan por medios digitales, y esa tendencia se refuerza durante la adolescencia.

Cualquier tiempo pasado fue, solo eso, fue. Las cosas no son como eran, lo cual no es sorprendente en absoluto, porque siempre ocurre así. Ahora, simplemente, todo va más rápido porque el mundo evoluciona a un ritmo vertiginoso y el acceso a la lectura, e incluso a la prelectura, ya no se produce como antaño. Fuera del ámbito escolar y educativo, los niños ya no tienen sus primeros contactos con la lectura por ocio en los kioscos, la librería o la biblioteca de su barrio. En la mayoría de los casos, los contenidos que pueden acercar a los más pequeños a la lectura —y hablo de contenidos, no de literatura, como los tebeos que consumíamos de pequeños los que ya tenemos más de cuarenta y muchos— llegan por medios digitales, y esa tendencia se refuerza durante la adolescencia. Ahora, la cultura popular se cuela a través de las pantallas de los dispositivos conectados a Internet…

¿Acaso no llegan también así las noticias que leemos y los contenidos que consumimos los adultos?

INFLUENCER ESCRITOR: ¿OXÍMORON?

En este contexto de creación y flujo incesante de contenidos en redes y pantallas, las editoriales han detectado un camino para publicar más títulos para los jóvenes: la literatura o los libros (no de ficción) de INFLUENCERS.

Sí, sé que la palabra «literatura» seguida de la palabra «influencer» genera cierta urticaria y bastante estupor. Sin embargo, muchos de estos autores cuentan historias y eso es la literatura; no hablamos de calidad, habrá libros mejores y peores, pero ¿no ha sido siempre así?

Antes de seguir, conviene hacer una aclaración para delimitar el campo en el que nos movemos; no tanto ponerle puertas, más bien, para dejar algunos elementos en otras eras.

De los autores de los que vamos a hablar: influencers: instagramers, youtubers, tiktokers, etc. que convierten en oro todo lo que tocan porque tienen muchos miles, incluso millones de seguidores; cuentan historias y crean contenido.

De los autores de los que NO vamos a hablar: famosos, famosísimos o famosetes que quieren tener «su libro» o juegan a ser escritores; NO CUENTAN historias, no comparten ni crean contenido en otras plataformas.

¿Hace falta que pongamos ejemplos? Creo que no.

EL PRODUCTO

(SÍ, UN LIBRO ES UN PRODUCTO, Y EN ESTE CASO, MÁS)

Para estos creadores de contenido, contar historias es un hecho normal; la diferencia radica en el medio que utilizan para hacerlo: vídeos, juegos, música, viñetas… No es tan descabellado que acaben llevando sus historias a un formato de libro.

¿O no son ellos los que toman esa decisión?

Lo que suele ocurrir en la mayoría de los casos es que son las editoriales las que contactan con los autores para proponerles la creación del libro.

En realidad, lo que suele ocurrir en la mayoría de los casos es que son las editoriales las que contactan con los autores para proponerles la creación del libro. Hace tiempo que los responsables comerciales de las editoriales más importantes de este país detectaron este fenómeno y el apetecible nicho de mercado que surgía casi de manera natural.

De hecho, es una nueva línea de publicación, que incluso podría tener su propia sección en las librerías y bibliotecas. En el trascurso de esta ponencia en Gran Canaria propuse buscarle un nombre, pero no tuvimos el tiempo necesario para encontrarlo. No pasa nada, estoy segura de que acabará encontrando su propia denominación en bibliotecas y librerías.

LA LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL EN AUGE

Este fenómeno se ve impulsado por el auge en general que se viene dando en la literatura infantil y juvenil. Si consultamos los datos estadísticos oficiales de los últimos años (en las referencias del final de esta reseña aparecen algunos enlaces), constataremos que nos encontramos en un excelente momento para la literatura infantil y juvenil, con un aumento constante tanto de producción como de lectura, y con una tendencia ascendente a cambiar de papel a formato digital cuando llega la adolescencia (entre los 15 y los 18 años; el 91,8 % de los menores lee contenidos en formatos digitales). 

La tirada media en España de un libro en papel es de 3590 ejemplares, mientras que los de infantil y juvenil superan esa media con diferencia.

Otro dato interesante es que las tiradas de los libros para niños y adolescentes son mayores que las tiradas de los libros para adultos. La tirada media en España de un libro en papel es de 3590 ejemplares, mientras que los de infantil y juvenil superan esa media con diferencia (5735 ejemplares/título), una cifra que solo sobrepasan los cómics, tebeos o novelas gráficas, que superan los 7000 ejemplares por título (otro sector en auge).

También se compran más libros para niños: los libros infantiles y juveniles son los que más han aumentado su facturación en los cuatro últimos años. Cabe añadir que, a pesar de las previsiones más agoreras sobre el futuro del libro en papel, el libro digital, aun con su crecimiento constante, no se acerca ni de lejos a la producción y facturación de libros impresos. Y es que los influencers crean contenido digital, pero sus libros se editan en papel, y eso, como ya veremos más adelante, es algo tremendamente positivo, pues acerca el hábito de la lectura en papel, lleva a leer libros impresos a muchos jóvenes que, de otra forma, tal vez no se comprarían un libro. Con todo lo que eso conlleva.

¿CÓMO CORREGIMOS ESTOS TEXTOS?

Una vez definido, al menos de forma somera, el marco en el que se mueve este tipo de libros, vamos a la parte que nos afecta como profesionales de la corrección.

Cuando nos enfrentamos a la corrección de estilo de estos textos lo que suele ocurrir es que, a veces, requieren un trabajo de corrección de estilo y un poco más; otras, parte de trabajo de redacción y un poco menos; y, para rizar el rizo, aparece un nuevo concepto: este libro necesita un editing, … ¿edi… qué?

Como ya hemos anticipado, se trata de un producto diferente con un tipo de lenguaje distinto y en un contexto completamente nuevo que requiere una corrección especial.

No es suficiente con una corrección de estilo y otra ortotipográfica, hay que abordar una revisión más profunda y específica: el editing.

No es suficiente con una corrección de estilo y otra ortotipográfica, hay que abordar una revisión más profunda y específica: el editing, un eufemismo y en inglés, para que sea tan moderno como los influencers.

El editing requiere habilidades, herramientas y métodos de trabajo adaptados a este tipo de texto.

EDITING:

Una corrección que va más allá de la corrección de estilo y la corrección ortotipográfica, con un nivel mayor de intervención y con características específicas.

ALGUNAS DE LAS CARACTERÍSTICAS ESPECÍFICAS DEL EDITING:

  • Inmersión en el contenido.
  • Respeto del tecnolecto y todos los -lectos del autor y sus seguidores.
  • Cumplimiento normativo y adaptación al registro.
  • Eliminación de repeticiones tanto léxicas como sintácticas.
  • Cohesión y estructura.
  • Marcas de corrección y métodos de trabajo alternativos.

Veamos con un poco más de detalle estas características específicas:

INMERSIÓN EN EL CONTENIDO

Lo ideal es entrar en la cuenta o cuentas del autor y conocer su contenido, ser un poco followers antes de empezar a revisar el texto.

El primer paso del trabajo de editing es documentarse. En este caso, documentarse significa llevar a cabo una labor de investigación. Lo ideal es entrar en la cuenta o cuentas del autor y conocer su contenido, ser un poco followers antes de empezar a revisar el texto. Esto nos dará las claves del universo conceptual y lingüístico en el que vamos a trabajar.

Es muy recomendable crear un glosario terminológico y ajustar muy bien el registro que utilizaremos. Por supuesto, habrá que consultar con el editor cualquier cambio que afecte a términos propios del contenido del autor.

ENTRE EL TECNOLECTO, LA JERGA Y EL IDIOLECTO DEL AUTOR

Ahora toca prepararse para el siguiente paso, una vez que ya tenemos los conocimientos necesarios del universo del contenido del autor y contamos con cierto material de consulta, que no será siempre igual, ya que no es lo mismo un libro de acción cuyo protagonista es un personaje de un videojuego, que un libro en el que se plasman las viñetas y reflexiones de una psicóloga instagrammer.

Con todo ese trabajo previo, ahora la clave es empezar a corregir el texto manteniendo el delicado equilibrio entre respetar la terminología del autor y aplicar, a la vez, las normas sintácticas, gramáticas y ortotipográficas.

Por ejemplo, si tenemos que conjugar el verbo craftear, lo hacemos sin pestañear, pero lo conjugamos de forma correcta, siguiendo las normas de la flexión verbal en español.

Si hay que craftear, se craftea, pero se conjuga bien.

CARACTERÍSTICAS ESPECÍFICAS DEL EDITING
ADAPTACIÓN AL REGISTRO: A QUIÉN VA DIRIGIDO EL LIBRO

Al tener información de primera mano de los lectores objetivo, podemos aprovecharla para adaptar el registro de la mejor manera posible.

Este siempre es un aspecto clave cuando trabajamos con textos de obras de literatura infantil y juvenil; pero en estos libros esta adaptación es mucho más exigente.

Lo que podría parecer una complicación añadida tiene una ventaja implícita. Al tener información de primera mano de los lectores objetivo, que incluso se expresan en comentarios e interacciones con los autores, podemos aprovecharla para adaptar el registro de la mejor manera posible.

EVITAR REPETICIONES TANTO LÉXICAS COMO SINTÁCTICAS

Estos autores cuentan historias y comparten contenidos en sus redes, pero no siempre dominan el lenguaje escrito, aunque cabe destacar que hay otros casos en los que sí, porque muchos de estos autores cuentan con los conocimientos y habilidades necesarias para escribir; el perfil del influencer es muy variado y también incluye a divulgadores o profesores y profesionales de todo tipo.

Cuando no es el caso, y nos encontramos con un autor con carencias en la expresión escrita, el primer síntoma de poca destreza en la escritura es la repetición sistemática de estructuras sintácticas y léxicas. Así nos encontramos con problemas de:

Hay que aportar riqueza al texto, mejorar el estilo y la riqueza expresiva; nada que no haya que hacer con escritores «supuestamente» preparados.

  • Muletillas y comodines de todo tipo que, en un principio, ayudan a andar y a jugar, pero a la larga delatan cojera y falta de destreza.
  • Se plantea mucho curro «desrepetizador»… Hay que aportar riqueza al texto, mejorar el estilo y la riqueza expresiva; nada que no haya que hacer con escritores «supuestamente» preparados. La única diferencia es que aquí suele ser más evidente y estos autores suelen aceptar de mejor grado las correcciones.

ESTRUCTURA Y COHESIÓN

Estamos hablando de contar historias y también de compartir contenidos. Ya he citado algunos ejemplos de libros de influencers que no son creación literaria como tal, sino un reflejo por escrito de los contenidos de sus redes. En este sentido, al ponernos a trabajar con la estructura y la cohesión debemos ocuparnos de aspectos diferentes según el tipo de contenido.

No ficción: nos centraremos más en la reordenación de párrafos, repeticiones o incoherencias de contenido, en comprobar si faltan elementos esenciales o si se pueden redistribuir apartados.


Ficción: habrá que atender con especial dedicación a las incoherencias de trama, divisiones de párrafos, cierres de capítulos y descripciones de personajes.

MARCAS DE CORRECCIÓN Y MÉTODOS DE TRABAJO ALTERNATIVOS

Muchos de estos autores no utilizan Word ni están acostumbrados a manejar marcas de corrección ni la opción de control de cambios.

Muchos de estos autores no utilizan Word ni están acostumbrados a manejar marcas de corrección ni la opción de control de cambios, por lo que se utilizan otros sistemas de marcas y comentarios, normalmente acordados con el editor. Pueden ser resaltados, colores, comentarios. En un principio, esto nos puede generar rechazo o parecernos poco profesional; sin embargo, es una manera más de trabajar: nuevas realidades requieren nuevas herramientas.

¿Y SI HACE FALTA ALGO MÁS?

A veces, modificar y corregir no es suficiente. Es decir, si el texto requiere una reescritura y abandonamos el editing o cualquier tipo de corrección de estilo profunda para adentrarnos en otra labor: la redacción y hasta la creación.

Puede ocurrir que sea la propia editorial la que detecta la necesidad de esta labor y la encarga como tal, o bien puede ser que al empezar la corrección o el editing el corrector sea el que llegue a la conclusión de que el texto necesita un trabajo más profundo.

Los redactores sí suelen aparecer en los créditos del libro, y si la redacción se convierte en creación parcial, pueden pactar el cobro de un porcentaje de derechos de autor.

En ese caso, es absolutamente imprescindible entender que nos encontramos en otro territorio: el de la redacción.

La redacción tiene tarifas propias y muy diferentes; en muchas ocasiones, incluso se contrata un precio cerrado.

Además, los redactores sí suelen aparecer en los créditos del libro, y si la redacción se convierte en creación parcial, pueden pactar con los creadores y la editorial el cobro de un porcentaje de derechos de autor.

NUEVAS FORMAS DE LEER
ÚNICO SOBREVIVIENTE: EJEMPLO DE LIBRO MULTIMEDIA

Como el movimiento se demuestra andando, durante la comunicación quise compartir con los asistentes un proyecto muy especial en el que tuve la suerte de colaborar.

Nuevas maneras de fomentar la lectura
Tal vez no vuelvan a leer un libro en papel, pero ¿y si sí?

En este caso, el libro y el contenido que el autor comparte en sus redes son una única realidad. Los seguidores de las redes llegan al libro para LEER la trama en detalle y los lectores de la historia van a las redes a VER la historia. Y se lee de forma simultánea: papel y redes. Lo que sucedió con este libro es que muchísimos de los followers jamás habían leído un libro en papel, y lo novedoso del formato (con el apoyo de los QR con los que el lector podía entrar y ver los vídeos en los que se mostraba parte de la historia) fue un aliciente para poner un libro en papel en manos de chavales que no lo habían tenido antes.

Tal vez no vuelvan a leer un libro en papel, pero ¿y si sí?

Esto no ha hecho más que empezar…

Las posibilidades son infinitas y, si hacemos las cosas bien, el futuro es esperanzador.

CONCLUSIONES

Muchos seguidores de influencers leen su primer libro en papel o retoman la lectura cuando su ídolo publica uno.

  • Muchos seguidores de influencers leen su primer libro en papel o retoman la lectura cuando su ídolo publica uno.
  • Esto no garantiza que vayan a leer más libros, pero la conexión y la puerta a la lectura es evidente.
  • El hábito lector se genera leyendo contenidos que enganchen y, en estos días, con la falta de concentración que generan las redes sociales y la sociedad de la inmediatez, estos libros son un medio para acercar las historias contadas en papel a los adolescentes y los jóvenes, aumentar su capacidad de concentración y dotarles de herramientas y medios para llegar a otros libros y otros contenidos.

EL FUTURO ES YA

Nos toca asumir tres responsabilidades importantes: cuidar la calidad de los contenidos, adaptarnos a las nuevas realidades, defender nuestras tarifas y nuestros derechos.

Como correctores y profesionales de la lengua nos toca asumir tres responsabilidades importantes:

  • Cuidar la calidad de los contenidos. Estas primeras puertas de acceso a la lectura de libros en papel para muchos jóvenes deben contar con textos que estén bien construidos, que aumenten la competencia lingüística de los lectores.
  • Adaptarnos a las nuevas realidades, lo que implica abrir la mente, investigar y aprender a usar herramientas diferentes o a usar de forma distinta herramientas tradicionales.
  • Defender nuestras tarifas y nuestros derechos en un nicho de mercado que está por definirse.

Todas ellas son ineludibles…

Bibliografía

CEDRO. «La literatura infantil y juvenil en auge» [en línea]. El blog de CEDRO. 10 de enero de 2023 [consulta: 5 de octubre de 2023]

crotoan9. «Diccionario Gamer: Craftear». En: La vida es un videojuego.com [en línea]. 2022 [consulta: 5 de octubre de 2023]

Ministerio de Cultura y Deporte de España. Estadística de la edición española de libros con ISBN. 2022 [consulta: 5 de octubre de 2023]

Navarro, A. ««Influencers», ¿la nueva generación de escritores?» En: The Murcia Times [en línea]. 7 de noviembre de 2020 [consulta: 5 de octubre de 2023]

Pottier, B. Teoría y análisis en lingüística. Madrid: Gredos, 1992; 321 pp. (Biblioteca románica hispánica, Estudios y ensayos, 378). Versión española de Ter-Sakarian, G.

Ana González Corcho
Ana González Corcho
+ artículos

Traductora de inglés a español, correctora y redactora. Está especializada en la traducción de textos técnicos, empresariales y de marketing. Se ocupa de la gestión de proyectos y tareas de control de calidad de todo tipo de textos. En los últimos tiempos, centra gran parte de su labor profesional en la corrección de estilo de literatura infantil y juvenil, novela gráfica y materiales didácticos. Sus pasiones profesionales, casi vicios, son la revisión y el control de calidad de las traducciones, además de todas las cuestiones relacionadas con la corrección. Las no profesionales son la poesía, el baile, las palabras en general y los viajes. Es socia de Asetrad y de UniCo y se encarga de la sección «Corrección y revisión» de la revista La Linterna del Traductor.

Ana González Corcho
Ana González Corcho
Traductora de inglés a español, correctora y redactora. Está especializada en la traducción de textos técnicos, empresariales y de marketing. Se ocupa de la gestión de proyectos y tareas de control de calidad de todo tipo de textos. En los últimos tiempos, centra gran parte de su labor profesional en la corrección de estilo de literatura infantil y juvenil, novela gráfica y materiales didácticos. Sus pasiones profesionales, casi vicios, son la revisión y el control de calidad de las traducciones, además de todas las cuestiones relacionadas con la corrección. Las no profesionales son la poesía, el baile, las palabras en general y los viajes. Es socia de Asetrad y de UniCo y se encarga de la sección «Corrección y revisión» de la revista La Linterna del Traductor.

Redes Sociales

956me gustaMe gusta
10,638seguidoresSeguir

Último número

- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados