31 enero 2023
Inicio > Número 25 > Congreso FIT 2022: el español se refuerza en Cuba

Congreso FIT 2022: el español se refuerza en Cuba

El pasado mes de mayo, Laura Solana Garzón asistió, en nombre de Asetrad, a un momento crucial en la historia del asociacionismo internacional de nuestro sector: el día 31 de ese mes, en Varadero (Cuba), el Congreso Estatutario de la Federación Internacional de Traductores, Intérpretes y Terminólogos (FIT) aprobó por amplia mayoría que la tercera lengua oficial de la federación fuese el español, una conquista nada desdeñable y en absoluto sencilla de lograr que sitúa a nuestro idioma en el lugar que merece en nuestro ámbito profesional. En este artículo, Laura comparte con los lectores de La Linterna cómo vivió ese momento en primera persona y qué supone para el asociacionismo un hito de este calibre.

El idioma español […] se acerca a los 500 millones de hablantes nativos en el mundo.

A finales de octubre de este año, el Instituto Cervantes presentó su informe El español en el mundo 2022. Anuario del Instituto Cervantes sobre la evolución del idioma español, que se acerca a los 500 millones de hablantes nativos en el mundo —concretamente, 496 573 842, unos 3,5 millones más que en 2021—, lo que supone el 6,3 % de la población mundial.

Tal y como afirmó Luis García Montero, director del Instituto Cervantes, en la presentación del informe, el español «ocupa un lugar destacadísimo en el mundo». Entre otros aspectos, el informe analiza que ese lugar no solo destaca por el número de personas que hablamos el idioma, sino también por la influencia que tiene el español en la economía mundial (el poder de compra conjunto de los hablantes de español que hay en el mundo supone aproximadamente el 9 % del PIB mundial), en las relaciones internacionales (después del inglés y del chino, el español es el idioma más utilizado en la comunicación mundial, por delante del francés), la enseñanza y la divulgación científica.

El 31 de mayo, el Congreso Estatutario aprobó por amplia mayoría que la tercera lengua oficial de la federación fuese el español.

Tan solo unos meses antes de la presentación del informe mencionado anteriormente, concretamente durante los días 30 y 31 de mayo, asistí, entusiasmada y en nombre de Asetrad, a un momento crucial para el español en la historia del asociacionismo internacional de nuestro sector. El 31 de mayo, el Congreso Estatutario de la Federación Internacional de Traductores, Intérpretes y Terminólogos (FIT) aprobó por amplia mayoría que la tercera lengua oficial de la federación fuese el español1, una conquista nada desdeñable y en absoluto sencilla de lograr que, en mi opinión, sitúa a nuestro idioma en el lugar que merece también en nuestro ámbito profesional.

El Congreso Estatutario es el órgano supremo de la FIT y se convoca cada tres años. Debido a la pandemia, la 22.ª edición del congreso, en un principio programada para 2020, tuvo que posponerse hasta mayo de 2022. El lugar, Varadero, y la asociación anfitriona, ACTI, la Asociación Cubana de Traductores e Intérpretes.

El primer día, el 30 de mayo, el orden del día se presentaba cargadito de temas para debatir. Entre otros, la admisión de las asociaciones candidatas a ser miembro de la federación, la ratificación de los nuevos acuerdos de colaboración de la federación con múltiples organizaciones y entidades afines, la aprobación de los distintos informes de presidencia, tesorería, desarrollo, comunicación, centros regionales y secretaría, la presentación de la lista de candidatos para formar el Consejo 2022-2025 de la federación… y, además, algunas modificaciones en los estatutos y el reglamento interno de la federación.

Entre las modificaciones de los documentos rectores de la FIT propuestas en el Congreso Estatutario de 2022, había dos asuntos importantes. Por un lado, la posibilidad de contemplar la opción de celebrar los actos principales de reunión y toma de decisiones en formato en línea o híbrido. En el caso de la FIT, dotar al artículo 23 de los Estatutos (y por extensión al Consejo, a las asociaciones miembro y a los voluntarios organizadores) de cierta flexibilidad para la organización de los futuros congresos en caso de fuerza mayor, como podría ser otra pandemia mundial. Por otro lado, modificar el artículo 68 del Reglamento de procedimiento interno de la federación para incluir el español como la tercera lengua oficial de la FIT, moción propuesta por ACTI.

Hubo voces reticentes que manifestaron su preocupación, entre otros aspectos, por los costes económicos y la carga administrativa.

La moción de los compañeros cubanos no estuvo exenta de debate. Por un lado, hubo voces reticentes que manifestaron su preocupación, entre otros aspectos, por los costes económicos y la carga administrativa que un cambio de este calibre podría acarrear para la federación o los límites futuros en el número de lenguas oficiales de una federación que agrupa a más de 100 asociaciones en más de 55 países. Por otro lado, hubo voces favorables a la moción —Asetrad, entre ellas— que, por el contrario, expresaron su visión estratégica acerca de lo que una organización multilingüe como la FIT demostraría con una decisión de este calibre en términos de representatividad real de sus asociaciones miembro y del mensaje que un paso así podría enviar a clientes y reticentes al multilingüismo (si los profesionales de la traducción no somos los mayores y mejores defensores de los beneficios y el enriquecimiento cultural, económico y social que supone el multilingüismo, ¿cómo vamos a pedir que lo sean otros?). Esas mismas voces favorables recordaron también a los presentes el mensaje tan nefasto que podría transmitir un voto en contra a la moción por cuestiones como la limitación económica. Argumento utilizado, lamentablemente, en numerosas ocasiones para denostar y pisotear las condiciones económicas que tanto nos cuesta hacer valer en nuestro sector.

En mi opinión, fue el debate más extenso, estimulante y cargado de fervor de todos los que hubo durante los dos días del Congreso Estatutario.

En mi opinión, fue el debate más extenso, estimulante y cargado de fervor de todos los que hubo durante los dos días del Congreso Estatutario. No puedo llegar a enumerar las veces que se solicitó la palabra y el número de réplicas que se sucedieron. Tal fue el nivel de intensidad que se alcanzó en la sala, que el presidente se vio obligado, por cuestiones de tiempo y de agenda, a posponer la decisión hasta el día siguiente. El entusiasmo, el debate y la fuerza hispanohablante se trasladaron de la sala plenaria a los pasillos y corrillos. Sin premeditación ni alevosía, ACTI y las demás defensoras de la moción sembramos las primeras simientes de una frondosa primavera hispanohablante.

Las asociaciones latinoamericanas hispanohablantes y Asetrad nos hermanamos inmediatamente.

Entre nuestros argumentos reforzamos nuestro apoyo a la diversidad lingüística dentro de la FIT.

Las asociaciones latinoamericanas hispanohablantes y Asetrad nos hermanamos inmediatamente, y Asetrad fue invitada a asistir a la reunión programada por FIT LatAm para esa misma tarde. La estrategia conjunta consistió en aplacar los principales argumentos detractores y presentar a las asociaciones con derecho a voto un plan progresivo, facilitador, maduro, visionario y estratégico. Al día siguiente, el 31 de mayo, volvimos a tomar la palabra para pedir un voto favorable y garantizar lo siguiente: 1) la creación de un grupo de trabajo temporal formado por asociaciones FIT hispanohablantes para coordinar la puesta en marcha inicial de la nueva lengua oficial, y 2) un compromiso de ejecución por parte de las asociaciones FIT hispanohablantes voluntario, temporal y a coste cero para la federación, es decir, las asociaciones voluntarias nos comprometíamos a traducir y revisar de forma interna y controlada parte de la documentación FIT existente (estatutos, reglamentos, guías…) durante un periodo de seis meses hasta que el Consejo Ejecutivo entrante hubiese estudiado la forma de asumir la nueva obligación de producir su contenido también en español con medios profesionalizados y remunerados. Entre nuestros argumentos reforzamos nuestro apoyo a la diversidad lingüística dentro de la FIT y nuestra no oposición a que, si en el futuro hubiese propuestas similares de otras asociaciones u otros centros regionales, la decisión de incluir una lengua oficial más debería llevarse a un congreso estatutario con un plan de acción y una propuesta de puesta en marcha viable como estábamos haciendo nosotras.

Se eligió también la sede para la celebración de la 23.ª edición del Congreso Estatutario en 2025: el país escogido, Costa Rica.

Una vez expuestos todos los puntos y escuchadas todas las opiniones, se dio paso a la votación. ¡BRAVO! ¡Mayoría aplastante a favor del español! Y no fue la única razón por la que los hispanohablantes pudimos congratularnos ese 31 de mayo. Entre el resto de las decisiones pendientes en el orden del día, se eligió también la sede para la celebración de la 23.ª edición del Congreso Estatutario en 2025: el país escogido, Costa Rica.

Desde ese día, en el grupo de trabajo de las asociaciones hispanohablantes, no hemos descansado. Tras el Congreso Estatutario nos pusimos manos a la obra inmediatamente (tan solo horas después del voto a favor) y conseguimos agrupar 25 voluntarios de 17 asociaciones hispanohablantes, con dos voluntarias como coordinadoras y enlace con el Consejo Ejecutivo (Laura Solana de Asetrad y Marita Propato de AATI). En seis meses, hemos traducido más de quince documentos de la FIT y consensuado unas pautas de estilo neutras e inclusivas y una terminología común (más de cien términos) que servirán de referencia para lo que se prevé que sea un glosario trilingüe vivo y propio de la Federación.

Los dos días siguientes, el 1 y el 2 de junio, durante los cuales tuve el honor de seguir representando a Asetrad, también se sucedieron cargados de emociones y celebraciones. Tras la clausura del Congreso Estatutario, comenzó la celebración del XXII Congreso Mundial Abierto de la FIT, en el que pude exponer el plan estratégico de comunicación que Asetrad ha implementado desde 2016. Una ponencia que pretendía abrir un diálogo con otras asociaciones del sector para comparar tácticas y debatir sobre el papel que la comunicación desempeña actualmente en el asociacionismo y en nuestras profesiones.

¿Y de souvenir? Pues, además de los logros, los contactos y el trabajo bien hecho, de Cuba, Asetrad no se volvió con las manos vacías. La tarde del 1 de junio, en la edición 2022 de los Premios FIT, La Linterna del Traductor recibió la Mención de Honor en la categoría «Mejor publicación». Un premio que, en palabras del equipo de La Linterna, es «un gran logro para el equipo de la revista y para toda la familia asetradera» y una razón más para «seguir trabajando para expandir el conocimiento y que nuestras profesiones y nuestra labor como asociación sean reconocidas».

En definitiva, todo un viaje lleno de satisfacciones para Asetrad.


1 FIT, Translatio, n.º 2, 2022.

Laura Solana
Laura Solana Garzón
+ artículos

Trabaja en el sector de la traducción y la localización desde hace más de ocho años, donde ejerce como traductora e intérprete de inglés y francés a español, especializada en campos como el derecho y el turismo. Además, ha impartido clases de Traducción Jurada en el Grado de Traducción e Interpretación de la Universidad Internacional de Valencia. Es licenciada en Traducción e Interpretación (Universidad Pontificia Comillas, 2011) y máster en Práctica Jurídica (Instituto Superior de Derecho y Economía, 2016). Socia de Asetrad desde 2012, formó parte de la Comisión de Imagen de Marca de 2018 a 2019, de la Vocalía de Comunicación Externa de 2019 a 2021 y, desde mayo de 2021, preside la asociación.

Laura Solana Garzón
Laura Solana Garzón
Trabaja en el sector de la traducción y la localización desde hace más de ocho años, donde ejerce como traductora e intérprete de inglés y francés a español, especializada en campos como el derecho y el turismo. Además, ha impartido clases de Traducción Jurada en el Grado de Traducción e Interpretación de la Universidad Internacional de Valencia. Es licenciada en Traducción e Interpretación (Universidad Pontificia Comillas, 2011) y máster en Práctica Jurídica (Instituto Superior de Derecho y Economía, 2016). Socia de Asetrad desde 2012, formó parte de la Comisión de Imagen de Marca de 2018 a 2019, de la Vocalía de Comunicación Externa de 2019 a 2021 y, desde mayo de 2021, preside la asociación.

Redes Sociales

956me gustaMe gusta
10,606seguidoresSeguir

Último número

- Advertisement -spot_img

Artículos relacionados